Mi nombre me reconecta con mi identidad

 

En una tribu de África, la madre conecta con el niño que va a nacer y crea “Su canción”. Con esta canción el niño es recibido al nacer y cada vez que este ser necesite apoyo especial, la tribu le canta SU canción, para así recordarle quien es…

Algo muy similar ocurre con los sonidos de nuestro nombre. Aunque digamos que pusimos un nombre al azar, ese azar es muy relativo. Algunas mujeres reconocemos haber soñado el nombre de nuestro hijo antes de que naciera. Mi madre soñó mi nombre y a su vez yo soñé los nombres de mis hijos, que primero se presentaron como ambientes sonoros. Esto es más habitual de lo que creemos. Incluso aunque creamos que fue puesto arbitrariamente, nuestro nombre siempre nos reconecta con nuestra esencia, siempre nos recuerda quienes somos y que vinimos a hacer aquí. Solemos estar tan desconectados, que resulta de gran ayuda y sanador,  una dinámica que hacemos en los talleres, donde cada persona pasa al centro y recibe del grupo su nombre, dicho de manera especialmente sonora y musical, según las indicaciones que se dan para cada uno. Los efectos en las personas son increíbles. A veces las personas me preguntan cómo es esto del nombre y les respondo, “simplemente, es”. Y lo mejor es experimentarlo, ya que no todo se puede comprender con la cabeza…

Desde otro lugar de la comprensión, entiendo perfectamente a esta Tribu…(http://wabbblalogia.wordpress.com/2013/10/03/existe-una-tribu-en-africa/)

Los nombres que llegan a la madre u otro familiar como una intuición, como una música sonora irracional,  estos nombres que no existen en el sistema familiar, donde pareciera que la madre simplemente fue capaz de escuchar a ese ser que tenía en su vientre y nombrarlo, acorde a la energía que trae, estos son los nombres que denomino de la corriente del Yo, de la individualidad. En estos casos no es la tradición local o familiar la que prima, sino lo que el niño trae de su ser más antiguo y eterno.

Pero no olvidemos que todos los nombres son el mejor que pudiéramos haber recibido o que pudiéramos haber dado a nuestros hijos. Nuestro nombre siempre es correcto, siempre está bien, siempre nos ayuda, también ese nombre de la abuela que pusieron aparentemente al azar, no es azar, sino, resonancia.

Si tu nombre es sistémico (leer post “Nombre sistémico”), si es de corriente del Yo o de la tierra, todos tienen el mismo valor, todos nos conectan con nuestra identidad. ¡Acéptalo, quiérelo!

Por Tamara Chubarovsky, febrero 2014

Encuentro con mi voz

Ahora también puedes leer más en:

La fuerza curativa de la voz y la palabra

Por | 2013-02-01T10:45:24+00:00 febrero 1st, 2013|La fuerza curativa de tu Nombre|Sin comentarios

Deje su comentario

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero deEducación y Lenguaje, SL, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en tamara@vozymovimiento.com

Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad de Ainara Cámara Garayoa con la finalidad de atender mi solicitud. *

Un recurso que los niños adoran.

 

Les ayuda a mejorar su desarrollo, lenguaje y aprendizaje.


Descarga la guía y podrás empezar a usarlas hoy mismo.

Descubre las

Rimas con Movimiento