Generalmente les hablo sobre el juego de movimiento, rítmico y unido a rimas y canciones o libre. Hoy hablaremos de otro aspecto del juego, que también está íntimamente vinculado al desarrollo del lenguaje. Se trata del juego con muñecas, ya  que éstas representan el arquetipo del juguete. La muñeca es el juguete de los juguetes.

Para  jugar el niño no necesita tanto, y cuanto más sencillo sea, mejor. Más desplegará su fantasía e ingenio, más capaz será de concentrarse e interesarse en el juego autónomo, si en vez de disponer de una habitación repleta de juguetes,  dispone de un espacio acogedor con elementos sencillos como troncos, cestas, cuerdas, palos, caracolas, telas, mesas, sillas, estantería bajita multiuso o cajas de cartón y cajones de fruta, cacharritos de cocina y algún juguete… que inviten a construir casas, a disfrazarse, a jugar a la mamá y el papá…

Otra ventaja de tener poco es que habrá menos para recoger…

Una muñeca ¿por qué?

  • Una muñeca suave y blanda, que invita  a ser abrazada, es una compañía imprescindible para niños pequeños, que incluso se irán más a gusto a dormir acompañados por su “querida muñeca”. Aquí es mayor el vínculo cuantos menos muñecos tengan.
  • El niño disfrutará imitando con su muñeca las actividades que hacen con él: darle de comer, acostarla, lavarla, pasearla… integrando así estas actividades.
  • La muñeca es un gran catalizador de las experiencias del niño. Cuando ya dispone del lenguaje, la utiliza como elemento de transferencia, expresándole a ella lo que no puede expresar a un adulto directamente. Observé a niños “regañar” a su muñeca de la misma manera que sus padres a ellos. De esta manera canalizan y transforman las emociones que no han podido digerir.

Vemos cómo además de repetir patrones negativos de sus padres, también los “reparan”, dándoles luego mucho cariñito y calor a su muñeca. También observé a niños con dificultades en el trato con los compañeros, niños con tendencia algo agresiva en relación a sus iguales, que sin embargo eran capaces de sacar ternura conmovedora en el trato con la muñeca.

A la muñeca le hablan,  le cuentan, la regañan y miman, recrean y digieren situaciones familiares,  recrean sus sueños y anhelos… Vemos que a través de ella se despliega -de manera espontánea- el lenguaje como medio de expresión de emociones, como medio para describir acciones (mientras le dan de comer dicen “ahora te doy de comer”), como medio de comunicación y vehículo de los pensamientos emergentes.

Una muñeca  “neutral”, es decir, con un rostro que no tenga expresión definida, o a lo sumo, ojos y boca pequeños, ayudará a que cumpla mejor su función ya que el niño con su imaginación  y según necesidad, le pondrá cara triste o alegre.

Para niños de 4 y 5 años también son adecuadas las muñecas de tela con brazos y piernas, a las que podemos vestir y así no sólo ampliar las posibilidades de juego, sino también las habilidades motrices.

Pero al menos hoy, quisiera compartirles el patrón de la muñeca más sencilla y básica, apropiada para niños desde los 0 años: la muñeca de una pieza, blanda y vestida, ¡para que se pongan ya manos a la obra y sin excusas!

¿Y por qué hoy me vine con esto? Soy madrina de varios jardines de infancia Waldorf en España. El de Ibiza, concretamente, debería haber abierto sus puertas ya, pero retardaban su apertura porque aún les faltaban juguetes. A veces toca empezar, aunque aún no lo tengamos todo, estamos en una época en la que toca hacer y no nos podemos dejar frenar por los miedos y el delirio de perfección. No tienes “las telas de gasa”, pues corta una sábana con los niños y tíñela con ellos de diferentes colores. No tienes cunas, no hace falta: cubre una cesta con una telita. No tienes tela para hacer la muñeca (fue mi caso ayer): recicla, busca un vestido, toalla, jersey o camiseta que no usas y ya tienes los materiales. Si no tienes lana cardada para rellenarla, usa algodón, pero ¡atrévete y hazlo ya!

Canciones populares

Tengo una muñeca vestida de azul

Con su vestidito y su canesú

La llevé a paseo y se me constipó,

La tengo en la cama con mucho dolor

Arroró mi niño, arroró mi son

Arroró pedazo de mi corazón.

Si este niño lindo

Se quiere dormir,

Viene el hada buena  y

Le hace tin, tin tin.

Libros recomendados:

Manos

Cabeza

Cuerpo

Aquí tienes los patrones, deja 0,50 cm para la costura y ¡a coser!

Patron_Muñeca1

Patron_Muñeca2

Así queda la muñeca terminada.