¡Háblame bonito!

Claves para comunicarnos con nuestros hijos.

 Si decimos que hay palabras y maneras de hablar que matan, que hieren, que enferman y que condicionan negativamente el desarrollo del niño, es también porque hay palabras, formas y maneras de hablarle al niño que apoyan y refuerzan su desarrollo y su integridad.

En referencia al significado de las palabras, expresiones como “eres tonto”, “eres malo”, etc, es evidente que dañan el núcleo del ser del niño, pero algo de lo que no somos tan conscientes es el tono y la manera que tenemos de comunicarnos con nuestros hijos, con las que también podemos dañarlos o, por el contrario, reafirmarlos.

Por ejemplo, cuando gritamos histéricos al niño: ¡Qué te estés tranquilo! ¡Qué no grites! con la intención de calmarlo, no somos conscientes de que no le llega tanto el significado de nuestras palabras como el impacto de la carga emocional histérica, dura o agresiva desde donde las expresamos. Es difícil tranquilizar a un niño si nuestra comunicación es histérica, nerviosa o emocionalmente agresiva.  Cuanto más pequeño es el niño, tanto más debemos cuidar como decimos las cosas, dado que su alta sensibilidad percibe mucho más el contenido emocional que lo que decimos. Si constantemente hablo con un tono seco y duro, aunque no sea gritando, transmito una carga emocional que puede ser nociva.

Nuestro lenguaje va a modelar realmente al niño en el ámbito emocional, cognitivo y hasta en el fisiológico. Es decir, como hablamos, es mucho más que un referente para que el niño aprenda a hablar y mucho más que comunicación verbal. En la primera infancia el pulmón aún está aprendiendo a respirar y constantes sustos provocados por los gritos de los adultos pueden crear, a largo plazo, un patrón respiratorio y un funcionamiento del pulmón más débil.

En nuestras manos está pues, hacernos cargo, responsabilizarnos de nuestra manera de hablar, tanto respecto de las palabras que usamos, como del tono y la melodía.  En los talleres de Encuentro con mi voz, una y otra vez, compruebo la falta de consciencia que se tiene respecto al tono subliminal que emitimos al hablar. Apenas nos damos cuenta si nuestro tono es duro y emite una energía de cierto enfado, o si por el contrario es demasiado  blando y ñoño, y por ejemplo, nuestro “NO” carece de consistencia. Una mala práctica en las mamás que tienen este último patrón, es que enfadadas al no conseguir su objetivo tras cinco “noes” poco convincentes,  terminan gritando otros cinco “noes” histéricos.

El punto medio, hablar con claridad, pero desde la asertividad, con seguridad, presencia y energía, pero sin atisbo de agresividad, es todo un reto. También debemos aprender a hablar con un tono cálido, envolvente y redondo sin caer en la ñoñería.

Los niños quieren escuchar personas de verdad, auténticas, verdaderas y con control y conciencia de sí mismas, -que esto no se contradice-. Si tengo un tono de voz amplio y profundo (es mi caso), en el diálogo directo con los niños puedo dirigirme desde esta voz amplia, que es mi verdadera voz, pero con conciencia del gesto que empleo, procurando que sea cálido y amoroso, o si la situación lo requiere, firme, pero libre de emociones negativas.

En fin, sé que lo que les propongo es un gran reto, pero se trata del futuro de nuestros niños y por ende de nuestra sociedad…Transformándonos a nosotros mismos, empieza la transformación del mundo. ¡Animo, que merece la pena!

¿Y cómo lo hacemos?

¿Es posible trabajarnos estas cosas? La manera de hablar se puede entrenar, en un primer momento se trata sobre todo de ganar autoconciencia, es decir, presencia en nosotros mismos y auto percepción respecto a nuestro tono y tipo de frases que hacemos, para desde ahí, desde el darnos cuenta, poder ir corrigiendo.

Algo también sumamente importante es si nuestra voz suena bien, libre de ronqueras y disfonías. Un lenguaje bien articulado y con un tono saludable, también genera una buena disposición de patrones respiratorios y de lenguaje en el niño, ya que por empatía orgánica, sus cuerdas vocales vibran como las nuestras y si nosotros a todos los niveles “vibramos positivo”, más vibración positiva llegará a la vida del niño.

Un consejo para empezar el cambio ya

Rudolf Steiner nos recomienda lo siguiente: Si has nombrado al niño durante el día con un grito o tono duro, antes de finalizar el día, vuelve a decir su nombre amorosamente. Así podemos reparar mucho del daño hecho.

Lamentablemente muchos padres y maestros dicen el nombre completo del niño, justamente para regañarles, relacionando al niño, su nombre, su identidad entera, a nivel inconsciente, con algo negativo. Enfadados los adultos dicen ¡Alejandro! Y con tono amable ¡Ale!. Desde mi experiencia, valoro mucho la importancia de ser nombrados con nuestro nombre completo, ya que esto aúna potencialmente nuestros talentos y cualidades innatas.

Os invito a cuidar la manera en que nombramos a nuestros niños: nombrémoslos aceptando todo su potencial, nombrémoslos con el nombre  completo y bonito.

Escrito por: Tamara Chubarovsky

 

www.tamarachubarovsky.com

Por Tamara Chubarovsky, Octubre 2013

 

Enlaces relacionados: http://www.bebesymas.com/ser-padres/gritar-a-los-ninos-dana-su-autoestima?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+bebesymas+%28Beb%C3%A9s+y+m%C3%A1s%29&utm_content=FaceBook

http://www.teinteresa.es/salud/cerebro-ninos-amor-pequeno-normal_0_800920630.html

 

 

Por | 2018-10-13T07:23:14+00:00 diciembre 3rd, 2013|Crianza y Educación, Voz y Comunicación|10 Comentarios

10 Comentarios

  1. Cristina 5 octubre, 2013 en 4:26 pm - Responder

    Que buen artículo Tamara, eres una campeona!!! Felicidades!!!

  2. Jennifer 7 octubre, 2013 en 3:08 am - Responder

    Waoo que buen articulo, la verdad que lo he leido en muy buen momento. Gracias

  3. Almudena 7 octubre, 2013 en 8:56 am - Responder

    Gracias Tamara, muy bueno!!

  4. Sonia 8 octubre, 2013 en 5:27 pm - Responder

    Tamara, gracias por ayudarnos con tu articulo!

  5. Joana 27 junio, 2014 en 1:54 pm - Responder

    Olé! La verdad es que todavía tengo muy poquita conciencia de mi voz, como si fuera algo ajeno a mí… sé que trabajar mi voz ayudará mucho a mi desarrollo personal, a veces siento como un bloqueo en la garganta. A ver cuando coincidimos, me encanta tu enfoque! Lo que sí procuro hacer es tratar a mi hijo siempre de forma respetuosa. Si somos firmes con amor es todo mucho más fácil. Un abrazo

  6. Margarita 2 septiembre, 2014 en 1:09 am - Responder

    Es maravailloso eate articulo, Nos deja una ensenanza que tiene unp
    impacto asombroso y amoroso a nosotros y h
    para nuestros hijos,
    Donde nos mas informacion de este tipo? Talleres, cursos, videos, etc.

  7. valentina 16 abril, 2015 en 1:26 am - Responder

    Me encanta! Soy de Chile, donde puedo conseguir tus libros?

    • Tamara Chubarovsky 16 abril, 2015 en 5:43 pm - Responder

      Contacta con Marcia , Saludos

  8. celia 24 agosto, 2015 en 12:49 pm - Responder

    Felicidades por el artículo!!! Gracias

Deje su comentario

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero deEducación y Lenguaje, SL, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en tamara@vozymovimiento.com

Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad de Ainara Cámara Garayoa con la finalidad de atender mi solicitud. *

¿A qué te ayudan estas rimas?

¿Por qué empezar a usarlas ya con tus alumnos e hijos?


Descúbrelo en esta
Guía gratis + 3 rimas exclusivas.

Descubre las

Rimas con Movimiento