Cantar y bailar, aliados del desarrollo infantil

En este artículo demuestran “científicamente” lo evidente: los grandes beneficios de cantar a los niños y de moverlos (mecerlos) y de que se muevan rítmicamente. La neurociencia explica cómo cantar y bailar son aliados del desarrollo, cómo ayuda a los niños a ser más sensibles con otros, a sociabilizar, estar más tranquilos y alegres entre otras cosas.

Publicado por el país, vida actual, 17 de agosto de 2014

Estudio demuestra que cuando niños cantan y bailan al unísono en grupo, socializan mejor. Que música a temprana edad ayuda a los niños a ser más sensibles con otros.

Prematuros que escuchan cantar a sus madres estabilizan mejor sus ritmos fisiológicos, y niños que se mueven al mismo ritmo que otra persona se vuelven más cooperadores y altruistas, revelan estudios.

No importa si la mamá desafina o si el ritmo es salsa o vals. Cuando un bebé escucha el sonido de una canción o se mueve al unísono con un adulto u otro niño, se generan beneficios que van más allá de un buen momento.

Diversos estudios con niños entre 1 y 11 años han mostrado que el estado que logran cuando bailan, cantan o se mueven al unísono con otros contribuye a desarrollar su socialización y altruismo.

Una experiencia reciente fue realizada por psicólogas de la Universidad de McMaster (Canadá). Según publican en la revista Developmental Science, niños de 14 meses con quienes un adulto bailaba, balanceándose al unísono al ritmo de la música, luego estaban más dispuestos a ayudar a esa persona.

Ritmo

En 50% de los casos, el niño recogía y le acercaba al adulto un objeto que se le caía “accidentalmente”. En tanto, los niños que habían sido balanceados de forma asincrónica ayudaban al adulto solo en 30% de las oportunidades.

Para la psicóloga Javiera Navarro, directora del Programa de Vínculo Temprano de la Universidad Alberto Hurtado (Chile) estos resultados “reflejan lo que la investigación en interacciones tempranas suele comparar con una armonía o una danza que se genera cuando hay una buena vinculación entre un bebé y su madre, padre u otro cuidador, aun cuando no haya realmente una música sonando”.

De hecho, las autoras señalan que “no es claro que la música sea necesaria, sino que es más bien el seguir un ritmo a intervalos regulares lo que estimula un movimiento sincrónico entre las personas”. Compartir este balanceo simultáneo ayuda a sentirnos conectados con otros, por lo que inspira conductas altruistas.

Estudios previos muestran que ese efecto permanece en el tiempo. Investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, determinaron que niños de 4 años que caminaban y cantaban juntos al ritmo de la música que emitía un juguete, luego tendían a ayudar más a otros en actividades como recoger bolitas que se caían. Además, elegían con mayor frecuencia soluciones cooperativas.

Para Navarro, tiene sentido. “Es en las relaciones y vínculos relevantes que aprenden a regularse afectivamente, crecen emocionalmente y desarrollan conductas como colaborar, socializar o empatizar”.

Entre niños mayores han hallado reacciones similares. Un estudio del Centro de Música y Ciencia de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra analizó el comportamiento de dos grupos de niños y niñas de 8 a 11 años.

Entre sus conclusiones obtuvieron que el grupo que debía jugar a coordinarse rítmicamente, mostraba luego más alegría por la felicidad de otros y más capacidad para leer emociones en expresiones faciales, en comparación con el otro grupo, donde los niños realizaban una actividad compartida, pero sin un componente rítmico.

De ahí que sus autores subrayen que sus hallazgos “destacan el potencial de la interacción musical grupal para promover capacidades socioemocionales”.

Calma

Los beneficios de escuchar un sonido armonioso comienzan muy tempranamente. En un estudio con 86 prematuros nacidos entre las 32 y 36 semanas, investigadores del Centro Médico Meir, de Israel, midieron qué sucedía si sus madres les cantaban durante 20 de los 40 minutos diarios que pasaban en contacto piel a piel con ellas. Detectaron que con esta sencilla intervención, los bebés lograban una mayor estabilidad de su ritmo cardíaco, considerado un signo de maduración del sistema nervioso autónomo.

“En recién nacidos con muy bajo peso, esto se relaciona con un mejor desempeño neurológico, incluyendo sus habilidades motoras gruesas y procesamiento mental”, explicó Shmuel Arnon, autor principal del estudio, publicado en la revista Acta Padiátrica.

Otros estudios han mostrado que prematuros que escuchan música o el canto de su madre también presentan mejorías como mayor oxigenación, menos episodios de apnea, mayor ganancia de peso y mejor tolerancia a la alimentación. Por eso, algunos especialistas aconsejan incentivar que los prematuros escuchen la voz de su madre, siempre que sea posible.

Para Marcial Osorio, jefe de neonatología de la Clínica Alemana (Santiago), estas intervenciones “son acordes con el enfoque de la Neonatología actual, que busca aportar las mejores condiciones para que los prematuros puedan desarrollarse, incluyendo controles lo menos invasivos posible y espacio para que los padres estén con ellos el mayor tiempo posible”. Esto ha demostrado traer beneficios de largo plazo a nivel físico y cognitivo.

Las cifras

50%

Adoptaba acciones de ayuda a los demás cuando un adulto bailaba con el al unísono.

20

Minutos diarios de canto maternoestabilizó el ritmo cardíaco de los prematuros.

LAS CLAVES DEL TEMA

El ritmo

Investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, determinaron que niños de 4 años que caminaban y cantaban juntos al ritmo de la música que emitía un juguete, luego tendían a ayudar más a otros en actividades como recoger bolitas que se caían, en comparación con los que cantaron solos. Además, elegían con mayor frecuencia soluciones cooperativas.

Alegría

Un estudio del Centro de Música y Ciencia de la Universidad de Cambridge que analizó el comportamiento de dos grupos de niños y niñas de 8 a 11 años, concluyó que el grupo que debía jugar a coordinarse rítmicamente, mostraba más alegría por la felicidad de otros y mayor capacidad para leer emociones en expresiones faciales.

El corazón

En un estudio con 86 prematuros nacidos entre las 32 y 36 semanas, investigadores del Centro Médico Meir, de Israel, midieron qué sucedía si sus madres les cantaban durante 20 de los 40 minutos diarios que pasaban en contacto piel a piel con ellas. Detectaron que con esta sencilla intervención, los bebés lograban una mayor estabilidad de su ritmo cardíaco, considerado un signo de maduración del sistema nervioso autónomo.

Artículo original: http://www.elpais.com.uy/vida-actual/cantar-bailar-desarrollan-mejor.html

Más recursos rítmicos para niños

Rimas con Movimiento de Tamara Chubarovsky, cursos online, DVD Rimas y Mimos para los más pequeños, DVD Rimas para las 4 estaciones, Cuentos para ver, oír y sentir, tomo I.

www.tamarachubarovsky.com

Por | 2018-11-14T12:45:45+00:00 agosto 24th, 2014|Música en la infancia|1 comentario

Un comentario

  1. […] Cantar y bailar, aliados del desarrollo infantil […]

Deje su comentario

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero deEducación y Lenguaje, SL, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en tamara@vozymovimiento.com

Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad de Ainara Cámara Garayoa con la finalidad de atender mi solicitud. *

¿A qué te ayudan estas rimas?

¿Por qué empezar a usarlas ya con tus alumnos e hijos?


Descúbrelo en esta
Guía gratis + 3 rimas exclusivas.

Descubre las

Rimas con Movimiento