Sentido vestibular. El «giro» que necesita la educación

Tener el sentido vestibular maduro es clave para el aprendizaje y el desarrollo del lenguaje en la infancia. Es «el giro que necesita la educación».

¿Qué es el sistema vestibular? ¿Para qué sirve?

Cuando un bebé llora o está inquieto, para calmarlo  instintivamente lo mecemos (de un lado a otro), lo balanceamos (de delante a atrás) o lo sacudimos (de arriba abajo).

Esto funciona porque esos movimientos estimulan su sistema vestibular. Situado en el oído interno es el responsable del equilibrio emocional y del futuro equilibrio físico del niño.

Hoy día también sabemos que esos movimientos están preparando la base para el éxito en la lectura, matemáticas, capacidades del lenguaje, atención, autoconfianza, seguridad y equilibrio interior.

El equilibrio físico, la experiencia de sentir estabilidad bajo los pies, les aporta seguridad y autoconfianza y es básico para el equilibrio emocional. Nos aporta estabilidad y quietud interior, lo que nos permite estar centrados. 

Rudolf Steiner en su teoría de los doce sentidos y su vinculación con diversos aspectos emocionales y cognitivos nos abrió ya hace 100 años la mirada a la importancia del desarrollo del sentido del equilibrio en la primer infancia como base de las futuras capacidades de escucha y equilibrio emocional. 

Jean Ayres en su libro «El niño y la integración sensorial» también incluye el sentido propioperceptivo y del equilibrio como sentidos fundamentales para el aprendizaje. Sus investigaciones durante la década de los 60 y 70, que son la base de la terapia de integración sensorial.

Sally Goddard también profundiza sobre este tema en su libro «El niño bien equilibrado«.

¿Cómo sabemos si el sistema vestibular está maduro?

En los niños, un requisito fundamental para ser capaces de estar quietos y de escuchar atentamente es tener maduro su sistema vestibular.

Sabemos que ha conseguido esta madurez cuando es capaz de controlar su cuerpo en equilibrio. Por ejemplo, si es capaz de estar a la pata coja durante varios segundos y a la vez hablar.

¿Cómo podemos ayudarles a madurar su  sistema vestibular?

El niño no adquiere este control y equilibrio siendo forzado prematuramente a estarse horas sentado quieto.

El  control se adquiere a través del movimiento, sobre todo a través de los los movimientos de giro, columpio, balanceo, salto y equilibrio, que ayudan a los niños a madurar su sentido vestibular. 

No debería sorprendernos el aumento cada vez mayor de niños inquietos y con falta de atención en una sociedad cada vez más sedentaria.

Forzar a los niños inquietos a estarse quietos prematuramente, a atender, escuchar y escribir, lejos de producirles calma y concentración, provoca cada vez más intranquilidad, nerviosismo y falta de atención.

En el aula, podemos ayudarlos  ofreciéndoles actividades integradoras como son las Rimas con Movimiento, en vez de castigarlos, mandarlos al rincón o exigirles más tareas de concentración. 

Es necesario que tomemos conciencia de la inmensa importancia del juego libre en el parque infantil o en la plaza, donde encontramos un maravilloso centro de estimulación vestibular.

¿Cuáles son los síntomas generales de un desorden vestibular en la infancia?

  • El niño parece normal, pero tiene dificultades en mantener el equilibrio y con la lectura (hipodesarrollo vestibular).
  • El niño no habla tan bien como otros de su edad y es algo torpe (hipodesarrollo vestibular).
  • El niño siente ansiedad por miedo a caerse. Lee bien pero posiblemente tiene problemas emocionales o de comportamiento. (hipersensibilidad vestibular)

Vemos que la hipersensibilidad no afecta al aprendizaje, ni al lenguaje, en cambio se es más vulnerable a giros. Un niño con hipersensibilidad vestibular se marea con facilidad, siente  incomodidad ante movimientos rápidos,  tiene tendencia al vómito o náuseas, pudiendo tener eventualmente desequilibro en lo emocional por exceso de irritabilidad, ansiedad y miedo al movimiento. La hiposensibilidad  o hipodesarrollo si afecta especialmente al aprendizaje y al lenguaje.

El sistema vestibular es la base de algunos aspectos del desarrollo de la vista y del oído, por eso está tan íntimamente relacionado con las dificultades en la lectura. Esto es porque su déficit de desarrollo produce rigidez en la vista y el seguimiento ocular. El vínculo con el oído hace que si está poco desarrollado exista una dificultad a la hora de comprender el lenguaje y de escuchar atentamente,  lo que acarrea una dificultad a la hora de hablar y de atender.

Los niños con problemas de aprendizaje causados por procesamiento vestibular insuficiente tienen dificultades en el seguimiento ocular.

El sistema vestibular también garantiza campo visual estable, para que no veamos borroso. Esta falta de estabilidad en ojos y cuello suele ser causa de problemas de dislexia y lectura.

Síntomas más detallados de un sistema vestibular poco desarrollado y poco maduro son:

  • Se caen más y se lastiman más, porque tienen reflejos de enderezamiento o protección al caerse.
  • Mayor hiperactividad y distracción por falta de actividad moduladora (filtro) de las impresiones.
  • Se sienten desorientados en el espacio.
  • No se marean, incluso después de mucho movimiento.
  • Pueden tener dificultad en el control de esfínteres.
  • No hablan bien respecto a su edad. La mala comunicación entre ambos hemisferios, que hace que sea ambidiestro, sin buen manejo de ningún lado del cuerpo, conlleva problemas en el lenguaje, ya que en cada hemisferio hay un área y ambas tienen que poder interactuar correctamente.
  • Problemas en la lectura o matemáticas, ya que requieren de gran orientación.
  • Nistagmo (movimiento de los ojos) más corto después de giros.
  • Tono muscular hipotónico y cansancio rápido. Especialmente falta de tono en el cuello, costándoles  mantener la cabeza elevada.
  • Falta coordinación entre ambas manos y ambos pies. Falta de habilidad manual, con tendencia ambidiestra.
  • Perdida o falta del equilibrio cuando hay mucha estimulación externa.
  • Intranquilidad.
  • Dificultad de escuchar.
  • Dificultades al leer en voz alta.
  • Dificultades de orientación espacial, especialmente hacia atrás.
  • Dificultades para crear imágenes mentales.

El sistema vestibular tiene conexiones con casi todas las partes del cuerpo y cada cambio en la posición de la cabeza lo estimula de manera diferente. Algunas actividades beneficiosas son:

  • Mecer, acunar, balancear, rodar, juegos de falda.
  • Hacer equilibrio, saltar, trepar, correr, girar, columpiarse, tirarse del tobogán, el subibaja, molinillo, caballito.
  • Ir en zancos, saltar la comba, montar en bicicleta, patinar.
  • Movimientos con ambas partes del cuerpo de manera simultánea, como en los juegos de palmas y muchas Rimas con movimiento.
  • Juegos de construcción con maderas, piedras, ramas, donde hace falta equilibrio. (No valen los legos porque encajan.)
  • Dibujo de formas, como el que se practica en el curriculum Waldorf.
  • Uso dominante de mano, pie, ojo y oído, una vez lateralizado correctamente. Si no, justamente los movimientos simétricos de ambas partes del cuerpo, además de apoyar el equilibrio favorecen la correcta lateralización.
  • Calma y seguridad en el trato con el niño.
  • Equilibrio interior de los adultos del entorno.

Situaciones que no favorecen el desarrollo del sentido vestibular:

  • Falta de movimiento en el niño.
  • Falta de movimiento en la madre embarazada.
  • Intranquilidad interior.
  • Depresión o falta centro y de equilibrio emocional en los familiares con los que convive el niño.
  • Falta de tranquilidad.
  • Estimulación a través de pantallas (TV, PC etc.)

Ámbitos que se mejoran a través del sentido del equilibrio o el sistema vestibular

  • El lenguaje y la lectura.
  • Es fundamental para el procesamiento auditivo y la capacidad de atención.
  • Permite que llegue información correcta al sistema límbico, responsable de las emociones.
  • Aporta confianza por sentirnos firmemente conectados a la tierra.
  • Da equilibrio emocional.
  • La seguridad gravitacional es el cimiento de las relaciones interpersonales.

A través de los juegos típicamente infantiles apoyamos las futuras capacidades de aprendizaje y emocionales en el niño.

En la primera infancia se aprende más jugando que haciendo fichas.

Tamara Chubarovsky

Si quieres prevenir, detectar y mejorar los problemas de aprendizaje.

Desde las causas reales de esos problemas, para soluciónalos (de raíz) y dar un mejor futuro a tus hijos y alumnos.

Ahora puedes entrar a este curso on-line. Inscripciones solo hasta el 28 de abril.

Bases para el éxito en el aprendizaje

Si te apuntas en esta edición tendrás acceso para siempre a todo el material (vídeos, pdfs…)

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

13 comentarios en “Sentido vestibular. El «giro» que necesita la educación”

  1. El artículo tiene múltiples errores e imprecisiones. Quiero aclarar, como terapeuta ocupacional pediátrica que soy que tal y como dice el artículo «terapia ocupacional o terapia de integración sensorial» no es correcto. Jean Ayres no creó la terapia ocupacional El abordaje de integración sensorial es un abordaje de trabajo dentro de nuestra disciplina: la terapia ocupacional y que fue desarrollado por Jean Ayres. Por otro lado, la Dra. Jean Ayres hizo sus investigaciones en los años 60 – 70 y en el 90 fue imposible que publicase nada ya que murió en el año 88.

  2. María Victoria

    Hola Tamara. Cómo es en los casos de niños con alguna incapacidad visual..motora o auditiva? Pregunto para compartir la información con padres amigos. Gracias.

    1. Tamara Chubarovsky

      Habría que verlo/ chequearlo con un especialista en el tema, terapeuta ocupacional u otra especialidad experta en sentido vestibular…

  3. Hola Tamara , gracias por tu articulo, me podrias dar mas indicadores de madurez del sentido vestibular , cuanto tiempo deberia permanecer en un solo pie un niño de 6 años , gracias por tus enseñanazas hemos avanzado un monton con mi hijo ❤❤❤❤

    1. Tamara Chubarovsky

      Hola, Stephani. Hay diferentes momentos, pero en torno a los 6 años, cuando son capaces de estar a la pata coja durante 10 segundos, quietos y relajados, y a la vez hablando, sería señal de que está maduro, Tambiñen se nota en que son capaces de estar quietos y centrados más tiempo. Y esto no ocurre mucho antes de los 6 años…

Deja un comentario

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero propiedad de Educación y Lenguaje, SL, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en hola@tamarachubarovsky.com *

Masterclass gratuita

Si quieres ayudar a niños que no saben decir la R (o algún otro fonema), que tartamudean o que tienen algún retraso en el lenguaje
y que así dejen de estar frustrados por hablar mal y que no se les entienda…

apúntate ahora la  Masterclass

La dichosa R (y otras dificultades del lenguaje)

On-line el 30 de septiembre.

Últimos artículos

Suscríbete a la newsletter

Así recibirás todas las novedades y emails exclusivos para esta comunidad.

Buscador

Otro artículos que puede que te interesen:

Masterclass. 30-septiembre

La dichosa R
(y otras dificultades del lenguaje)

Una Masterclass gratuita para que ayudes a los niños que no dicen algún sonido o tienen otras dificultades al hablar