+34 643793106

hola@tamarachubarovsky.com

Tu nombre es sanador

Tu nombre es sanador. Tu nombre completo (sin apodos ni diminutivos) esconde un enorme potencial de diagnóstico y terapia que yace escondido entre sus sonidos.

Si bien ya llevo 25 años trabajando con el Arte de la Palabra según Rudolf Steiner, fue en el 2006, que de manera fortuita durante un taller,  descubrí el enorme potencial de diagnóstico y terapia que existe escondido en nuestro nombre.

Poco después,  tenía un taller intensivo de tres días en Palma de Gran Canaria. Fui decidida a comprobar, si aquel descubrimiento, que me había caído como un regalo,  funcionaba.

En la ronda de nombres comprobé como efectivamente, según como cada persona decía su nombre, según que sonidos o sílabas estaban débiles, según que parte del nombre omitía y varios detalles más, podía hacer una radiografía de la persona y lo que resultaba aún más interesante, podía sugerirle un camino de trabajo.

Entre tanto escuché a cientos de personas y en el 100% de los casos funciona. Es por esto, que he ido modificando mi enfoque de trabajo en los grupos y sesiones individuales creando lo que hoy día denomino THONO, terapia holística del nombre.

Mi base sigue siendo el Arte de la Palabra, ya que ella me enseñó la cualidad y acción curativa de cada sonido, también sigo trabajando con los ejercicios, según las indicaciones de Rudolf Steiner.

¿Dónde está entonces la diferencia?

El trabajo en el nombre acorta los tiempos, en un grupo, solo de escuchar a cada uno decir su nombre puedo descubrir que necesita.

Los casos donde se ve con más claridad el efecto del nombre, es cuando la persona se autodenomina con un mote, sobrenombre o diminutivo.

Daré algunos ejemplos para clarificar: Isabel se hace llamar Bel, insiste en que ese es su nombre. Se la ve una chica muy suave y hay algo que no cuadra, esa no es realmente ella, falta autenticidad.  Tiene rechazo a ISA. Desde lo sonoro, Isa es la parte yan, la S es un sonido consonántico de fuego, enérgico. Al hacerla trabajar este sonido reconoce, que cuando saca la energía, es agresiva. Vemos que tiene fuego dentro, energía, pero reprimida, porque la tiene asociada a lo agresivo. A través de su nombre completo aprende a integrar y aceptar esa parte suya. Con la ayuda de otros ejercicios donde aparecen muchos sonidos de fuego aprende a conectar con un hablar enérgico, entusiasta, con dirección y proyección, todo lo que le faltaba a su voz y su actitud interna. Otra Isabel, se hace llamar Isa, en ésta observamos el caso contrario. A través de los sonidos /b/y /l/, se concilia con su parte yin, envolvente y calma. Cada sonido es una energía y el nombre constituye la suma de energías que debemos integrar. A veces estamos en sintonía con él, otras muy alejados. Aunque digamos el nombre completo, un oído entrenado como el mío (y pronto el de todos los participantes) puede percibir, también en una Isabel que se nombra Isabel, cual energía tiene integrada y cual no.

Nuestro nombre siempre es correcto, siempre nos sienta bien, siempre nos fortalece. En los talleres comprobamos como nos fortalece la voz. Sabiendo que la voz está a su vez conectada con todo nuestro ser, con nuestras emociones, cuerpo y mente, es evidente que nos fortalece en nuestro conjunto.

El ejemplo anterior se refería al trabajo en la expresividad y emociones. Cuando trabajo se refiere a la salud o autenticidad de la voz, también el nombre es clave para sugerir un plan de trabajo individualizado, rápido y efectivo.

Claustre, siempre había sido llamada Tate y llegó al primer taller con una voz completamente rota y un grave diagnóstico de nódulos en las cuerdas vocales, como muchos otros participantes. Siempre digo, que a pesar de los nódulos las voces pueden sonar bien. Claustre, al decir su nombre, con toda la conciencia sonora que se le indicó, recuperó por un instante su voz, oyó su voz limpia y cristalina, ante la mirada atónita del resto de participantes y una inmensa conmoción interior. Un trabajo intenso los siguientes meses, trabajando con ejercicios que contenían los sonidos de su nombre, fue sanando su voz. Los sonidos de su nombre nos indicaban la ruta de viaje: Algo dentro, trabado, que sentimos en el sonido /k/, quiere ser liberado, necesita salir y fluir. La /l/, como un manantial que se hace hueco en la piedra, traspasa el impedimento. Luego la voz se abre sin miedo al mundo con la A, sigue su camino hacia la infinita /u/, sintiendo con la /s/ un calor interior muy despierto, para plantarse con valor y decisión en Tre. Un nombre que decirlo es un acto de valor y superación de obstáculos.

Todos los nombres nos muestran una ruta de viaje, nos ayudan a colocar correctamente la voz, a darle la expresividad que necesita, a darnos seguridad, consistencia. El trabajo con los sonidos del nombre es apasionante y reconfortante, aunque también movilizador, siempre cae alguna lágrima que merece la pena… Atrévete y experimenta.

Empieza desde ya, nombrando a tus familiares y amigos por su nombre completo y pidiendo lo mismo para ti.

Puedes aprender más sobre este tema tan fascinante en el libro La fuerza curativa de la voz y la palabra  y el curso Encuentro con mi voz.

Emails molones

Los martes, miércoles y domingos envío emails con inspiración sobre educación, crianza, lenguaje, problemas de aprendizaje, juego, pantallas… todo para cuidar la infancia. Más de 56.000 educadoras de todo el mundo ya reciben esta newsletter, ¿te unes?

 

(Y, de regalo, te envío la miniclase El ABC de las Rimas con movimiento®)

Comparte:

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

29 comentarios en “Tu nombre es sanador”

  1. Tamara, me gusta mucho tu entrada. Algo de esto comentaste en el Taller de Rimas en San Miguel Arcángel y me llamó mucho la atención. Quería consultarte si tienes algún libro o DVD al respecto, ya que estamos lejos. Iba leyendo y me doy cuenta que siempre me llamó la atención que cuando les preguntan el nombre a mis hijos, dos de ellos lo dicen completo y el tercero su diminutivo. Son exactamente las letras que nombras que lo ayudarían a «fluir hacia afuera con valor» y al verlo notas que es así, porque yo sé que el es de un modo que no deja salir del todo. De principio, empiezo a llamarlos por su nombre completo ya mismo!!! Gracias!

    1. Hola! si, para empezar a nombrarlos con nombre completo! luego en los DVD hay Rimas y yo recomiendopara los niños las rimas que tengan muchos sonidos de su nombre. ¿no tienes los DVD? Saludos

  2. Lucrecia Bosisio

    Gracias Támara por toda tu información. Siempre me hice llamar por mi nombre completo, me agrada mi nombre. Pero últimamente me suena bien y con fuerza el Lucre, me resulta armonioso y lindo de escuchar. No me agrada que lo recorten en Lu. Siento como que han quitado algo de mi. Me encantaría saber de tus CD y como conseguirlos en argentina o México. Muchas gracias por todos tus mensajes. Un abrazo Lucre

  3. Ha sido un verdadero hallazgo encontrarte por casualidad justamente cuando me preocupa que mi hija de 4 años no pronuncie su precioso nombre por no poder pronunciar la R. Se niega a decir otro nombre o un diminutivo y me lleva de lazarillo de nombre diciéndole a quien le pregunta como se llama. Ya no quiere ni pronunciarlo porque como la gente no lo entiende se frustra y enfada. Puedo contactarte de alguna manera? Vivo en Valencia.

    1. Tamara Chubarovsky

      Hola Julia, justo este taller es completamente vivencia y no se me ocurre otra opción que no sea en vivo! El de Rimas y Juegos de dedos, tal vez algún día sí lo ofrezca también online.
      Saludos

    1. Tamara Chubarovsky

      Si te llamas por ejemplo Ana María, los dos nombres forman una unidad, sin embargo en otros casos, con decir un nombre bien, para empezar, ya está bien. Como segundo paso, o como trabajo más íntimo, con uno mismo, sienta bien trabajar el segundo nombre, pero hacia afuera, podemos seguir con el nombre principal y listo.

  4. que interesante, en el transcurso de mi vida he ido cambiando mi nombre, para sentirme bien al escucharlo y lo que me recuerda, creo que tengo mucho trabajo por hacer, mi nombre completo es Itzi de Natllely, en mi infancia me llamaban Itzi, después en la adolescencia les pedí que no me llamaran así y cambié por Natllely, y al mudarme de ciudad y comenzar la universidad surgió Nat, hasta yo misma me presento como Nat. Creo que tengo un buen trabajo por hacer, con que puedo empezar???? estoy en Guadalajara, México.

  5. Me encantó esta entrada! Tardé en verla; pero todo llega en el momento perfecto o cuando uno está preparado para que la información que recibe resuene en su interior.
    Mi nombre completo es Ana Belén; pero siempre he rechazado a Ana, presentándome y reconociéndome tan sólo como Belén.
    Llevo un tiempo en mi propia búsqueda, encontrarme a mí misma. Y recibo este aprendizaje.
    Gracias, gracias siempre Tamara.
    Empieza un nuevo viaje… A ver cómo empiezo y lo integro.

  6. Hola, Tamara!
    A mi siempre me ha gustado escuchar y decir mi nombre completo, aunque reconozco que las personas más próximas me llaman «Salo». Pero hay gente que le suena mal oir su nombre completo por mucho que lo nombramos, son los casos de «Pepe», «Mer», «Lola»… y es que a veces has conocido esas personas por estos diminutivos y cuesta mucho.
    Gracias por el artículo

  7. Tamara, en primer lugar te felicito por la labor que estás haciendo. Mi nombre es Cristina. A los 16 me trasladé a vivir a Andalucía, dónde a la hora de hablar no se utiliza la «s». Yo, para pasar desapercibida y que no me dijeran el típico comentario de que era muy fina hablando, comencé a hablar evitando las eses, en la medida que podía, ya que algunas palabras me resultan difíciles pronunciarlas con acento andaluz.
    Hoy, al leer tus artículos, me he dado cuenta de que mi nombre tiene una s, que llevo años intentado suavizar, para que no me tachen de fina…
    Pero hace años que siento que algo no fluye en mi lenguaje, me cuesta comunicar,expresar mis ideas, terminar las frases…

    Crees que está relacionado con la forma de pronunciar mi nombre?

  8. Hola! Hoy te dedcubri y estoy impactada por tanta informacion que ni imaginaba y me has dejado encantada! Tengo un niño de 9 años que siempre le hrmos dicho Pollo y el se presenta asi, es muy inseguro y siempre con el «no puedo» a todo, empezare a borrar el Pollo para decir su nombre, le dara mas seguridad? Mil gracias por tus letras! Haces envios a Mexico?? O tienes material para descargar? Aviseme!

  9. Carmen Guadalupe

    Hola recién te descubro! y ya estoy fascinada….jjajajaj Justo estaba prestando atención a q no me gusta escucharme, no me gusta mi voz! (recientemente asistí a cursos de los cuales me han enviado los Audios; cuando escucho mis intervenciones casi q de tanto criticarme no las atiendo al 100%) También comentarte q hasta muy adulta me llamaron x mi sobrenombre (Nenina) y como el verdadero no me gustaba….. Ahora ya lo he aceptado.
    Soy de Argentina y suelo viajar a Espagna….ojalá podamos coincidir!

  10. Hola Tamara, la semana pasada me encontré en la web tu libro La Fuerza Curativa de la voz y la Palabra y me ha llamado mucho la atención, se que pronto lo tendré. Ahora me encuentro leyendo el blog y me ha motivado para enseñarle a mi hijo acerca de las rimas y el movimiento. Estoy muy feliz de haberte encontrado.
    Mi nombre es Aliedth Johana y cuando digo mi primer nombre la gente es como si no lo entendiera y se rien, entonces doy mi segundo nombre Johana para facilitarles. Desde muy joven mi primer nombre me lo han puesto en diminutivo «Ali» hasta ahora y es verdad como tu dices es como si me faltara algo «seguridad»…. y lo voy a poner en práctica pedir que nombren mi nombre completo. Gracias

  11. Hola, mi nombre es, Ximena, pero desde niña me han dicho mis padres Xime o Ximenita, en mi trabajo igualmente, creo que eso me causó una sensación de rechazo con mi nombre, no me gusta el nombre completo, sobre todo cuando mi madre me llamaba la atención me decía el nombre completo y cuando tenía diferencias con alguna persona era lo mismo. También siento como si no fuera mi nombre por que además mi mamá se llama igual y somos muy diferentes. Me gustaría saber si haz tenido casos como el mío. Gracias y saludos desde Chile, me encantó este tipo de sanación.

Deja un comentario

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero propiedad de Educación y Lenguaje, SL, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en hola@tamarachubarovsky.com *

Sácale juego al juego

Taller online
Con audio libro de regalo si te apuntas antes del 30 de junio.

Últimos artículos

Suscríbete a la newsletter

Y recibe emails molones con inspiración sobre educación, crianza, lenguaje, problemas de aprendizaje, juego, pantallas…

Buscador

Curso online - Cómo prevenir y resolver problemas del lenguaje

En él comparto contigo mi método de terapia, un método simple, divertido y sencillo de aplicar que consigue que los niños se lo tomen como un juego.

Las plazas para esta segunda edición estarán abiertas solo hasta el 7 de octubre, ¡te espero dentro!

Otro artículos que puede que te interesen:

Taller on-line

Sácale juego al juego