En esta entrada te explicamos las bases y metodología con la que se enseña a escribir en las escuelas  Waldorf. Es también muy útil para la prevención de la dislexia y para niños con problemas en la lectoescritura. 

Este método puede usarse tanto de manera grupal en niños desde los 6 años, como con niños de 7, 8 o 9 años que presentan dificultades en la lectoescritura.

Rudolf Steiner plantea la enseñanza de la lectoescritura diciendo: “Se trata de recapitular la manera en la que la humanidad en el curso de la historia adquirió la escritura y la lectura. La escritura surgió de imágenes que fueron evolucionando hasta llegar a grafismos: la humanidad empezó por escribir y luego leyó lo escrito. A su vez los grafismos mantenían una estrecha relación,  en cuanto a la forma o a sus características,  con algún objeto de su realidad próxima” (Rudolf Steiner, El valor del conocimiento del hombre, 1924)

En ”metodología de la enseñanza” propone un método para revitalizar la escritura actual, que hoy es solo una convención de símbolos al servicio de la comunicación humana. Se trata de redescubrir y recrear las cualidades y carácter  que antaño tuvieron los fonemas y grafías.

Para realizar dicha labor es preciso antes recalcar la diferencia entre vocales y consonantes. Steiner describe como a través de las vocales el humano expresaba sus estados emocionales y la emoción que le producía el objeto o acción a describir. Este principio es aún palpable en las exclamaciones. Al decir ¡Ah!, expresamos admiración y sorpresa, mientras que al exclamar ¡Eh”! expresamos cierta antipatía y necesidad de crear distancia.

Rudolf Steiner propone enseñar las vocales,  presentándolas como letras portadoras de emociones. A cada vocal le corresponde una emoción específica.

Una Rima con movimiento donde se observa muy bien esto es en el Saludo de vocales:

Diferente es el caso de las consonantes. Estas surgieron de la imitación de objetos, actividades y procesos del entorno y de la naturaleza. Siguiendo estas indicaciones buscaremos para cada consonante un objeto o sujeto que empiece con la letra que queremos enseñar, y cuya forma sea similar a la letra que queramos enseñar.

En las escuelas Waldorf  los maestros, haciendo uso de su imaginación inventan las imágenes a partir de la letra y una historia o cuento para introducirla. Si se trata de niños mayores con problemas de lectoescritura pediremos al niño que nos ayude a buscar estas imágenes y a crear un cuento.

Consiguiendo una unidad entre símbolo, sonido y cualidad a través de la imagen, otorgamos al niño la posibilidad de aprender las letras con mayor facilidad y gusto.

Es recomendable enseñar primero las letras mayúsculas y pasar a la cursiva cuando ésta esté dominada.

La forma de la mayúscula está más vinculada con las imágenes anteriormente menciondas. Además las mayúsculas están compuestas de las dos formas geométricas fundamentales: la recta y la curva.  Al escribirlas dividimos el espacio en derecha-izquierda, arriba-abajo e incluso en la diagonal en delante-detrás. De este modo el niño recapitula la orientación espacial.

La vivencia del espacio, que en sus primeros años de vida el niño manifestó en sus dibujos-garabatos, ahora es ejercitado, ya que a partir de los 6 años esta facultad debe transformarse en capacidad  de creación de imágenes internas.

Audrey Mc Allen describe en “La Clase de Apoyo” ( The Extra Lesson), como la mayoría de  los niños con dificultades de aprendizaje tienen en común dificultades básicas en la orientación espacial y falta de habilidad para crear imágenes mentales (visualización interna).

A su vez la base de la escritura es la buena coordinación visomotora. Muchas veces la dificultad en la lectura proviene de discordancia entre los movimientos oculares y la mano, como ocurre en niños de lateralidad cruzada de ojo y mano (diestros con dominancia de ojo izquierdo). El dibujo de formas, cenefas y simetrías se mostró como excelente  medio para reforzar el  y el aprendizaje de las letras, ayudando tanto en el campo de la orientación espacial como en la coordinación visomotora y destreza de la mano para manejar el lápiz.

Aprende más:

En el curso Cómo enseñar lectoescritura con rimas y cuentos, tienes información detallada de cómo enseñar las letras con este método,  rimas para cada una de las letras y también El cuento de las letras, que llevabais pidiéndome que creara hace mucho tiempo.

por Tamara Chubarovsky, Madrid 2001, para la Revista de la Fundación Tomillo