Lo que decimos construye o destruye. En los niños, además, impacta más la energía de la entonación que la palabra. Este fue el punto de partida de la conferencia que impartí  en la Facultad de Educación de la UdL, organizada por la asociación l’Olivera, y a partir de la cual me hicieron esta entrevista publicada en el periódico Segre, de Lérida. Aquí te dejo el enlace con la entrevista completa. ¡Espero que te guste!

cambiando la manera de hablar podemos cambiar física y emocionalmente