En los últimos 3 años, he participado como ponente en los congresos internacionales de odontología antroposófica (dentosofía). Allí, además de aportar a los dentistas mis conocimientos sobre el impacto que el lenguaje tiene en la estructura bucal y por tanto en los dientes, aprendí mucho sobre el impacto que tienen problemas dentarios sobre el conjunto del ser humano. La formación de los dientes, el masticado, la deglución, todo ello es síntoma de patrones mentales, emocionales y estados corporales y a su vez, todas las patologías odontológicas tienen un impacto sobre estos campos psicofísicos. Hoy les quiero hablar sobre la importancia del buen masticado y cómo estimularlo a través de las RIMAS CON MOVIMIENTO®.

Masticar es un acto tan cotidiano que muchas veces ni siquiera reparamos en ello. De hecho, normalmente nos preocupamos por nuestra dentadura por razones estéticas, porque queremos tener una sonrisa bonita. No nos preocupa morder de manera adecuada.

Sin embargo, ahora un estudio muy interesante llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Pisa desvela que nuestra forma de masticar puede provocar cambios permanentes a nivel cerebral. Por tanto, si masticamos mal, los efectos colaterales terminarán afectando nuestra salud neurológica.

Masticar nos mantiene despiertos

Es probable que hayas notado que los conductores de autobuses suelen masticar chicles para mantenerse despiertos.  Un trabalenguas o rima como El Pollito o Los delfines, también activan la atención y la concentración, ya que lo que realmente resulta activador es el choque enérgico de la punta de la lengua en el paladar, cosa que ocurre tanto en el masticado como en la articulación de ciertos sonidos como la /d/, /t/ y /n/. Activan el punto en el que se cierra el circuito energético de los meridianos Vaso Gobernador y Concepción, aportándonos mayor presencia.

Desde el punto de vista neurofisiológico se ha comprobado que la masticación y/o activación de este punto, también incrementa la velocidad de procesamiento cognitivo. Es decir, nos concentramos mejor y nos volvemos más agudos, por lo que respondemos más rápido ante los estímulos.  En conclusión, la presión sobre este punto nos aporta estado de alerta, atención y presencia. Prueba colocar la lengua en ese punto y nota cómo cambia tu estado de atención si la dejas caer con todo su peso.

Masticar activa la memoria

La masticación adecuada activa el nervio trigémino y a su vez el hipocampo, que es el centro de la memoria a largo plazo, nuestro “disco duro”. Se observó que es por ésto, que las personas mayores, en cuanto pierden la masticación por ausencia de dientes, experimentan una drástica pérdida de la memoria. De manera análoga, existe una correspondencia entre la memoria y el masticado en los niños. Si un niño de tres años sigue consumiendo preferentemente papillas y biberón, sus capacidades cognitivas y de memoria se verán mermadas. En este sentido cabe destacar, que una buena articulación del lenguaje también activa al trigémino adecuadamente, estimulando la memoria. De ahí el gran valor hoy día de las RIMAS CON MOVIMIENTO®, sobre todo rimas como Los delfines.

También se ha comprobado que la pérdida de dientes de forma asimétrica provoca una hipertrofia en el hipocampo (fundamental para la formación de nuevas memorias), algo similar a lo que sucede cuando se produce un proceso de degeneración neuronal. La pérdida de dientes tiene una repercusión a nivel cerebral ya que puede provocar un deterioro cognitivo importante. De ahí que también dieran excelente resultado las Rimas con Movimiento® en personas de tercera edad. Tuve una maravillosa experiencia en este ámbito.

¿Por qué la simetría es tan importante en la masticación?

Preocupante es que las investigaciones recientes también demuestran que los problemas de masticación generan cambios a corto plazo en la actividad cerebral. Al parecer, el problema fundamental es la asimetría al masticar. Los investigadores creen que la asimetría mandibular causa problemas a nivel cognitivo debido a que se altera el funcionamiento de los músculos. Por eso es tan importante que los niños tengan buenos patrones de simetría, no solo en los dientes, sino en todo el cuerpo, ya que todo interfiere. Rimas como El Cocodrilo, que trabajan la lateralidad, se mostraron estupendas para corregir asimetrías en el masticado en niños.Algunos datos científicos han sido escogidos de la página: https://www.rinconpsicologia.com/

En el curso on-line “Rimas con Movimiento® para una infancia sana” encuentras muchas más claves sobre la relación entre lenguaje, masticación y capacidades cognitivas. 

Entérate la primera y disfruta de la oferta de lanzamiento: