Masticar nos activa la memoria y la atención

En los últimos 3 años, he participado como ponente en los congresos internacionales de odontología antroposófica. Allí, además de aportar a los dentistas mis conocimientos sobre el impacto que el lenguaje tiene el la estructura bucal y por tanto en los dientes, aprendí mucho sobre el impacto que tienen problemas dentarios sobre el conjunto del ser humano. La formación de los dientes, el masticado, la deglución, todo ello es síntoma de patrones mentales, emocionales y estados corporales y a su vez, todas las patologías odontológicas tienen un impacto sobre estos campos psicofísicos. Hoy les quiero hablar sobre la importancia del buen masticado y cómo estimularlo a través de RIMAS CON MOVIMIENTO.

Masticar es un acto tan cotidiano que muchas veces ni siquiera reparamos en ello. De hecho, normalmente nos preocupamos por nuestra dentadura por razones estéticas, porque queremos tener una sonrisa bonita. No nos preocupa morder de manera adecuada.

Sin embargo, ahora un estudio muy interesante llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Pisa desvela que nuestra forma de masticar puede provocar cambios permanentes a nivel cerebral. Por tanto, si masticamos mal, los efectos colaterales terminarán afectando nuestra salud neurológica.

Masticar nos ayuda a mantenernos despiertos

Es probable que hayas notado que los conductores de autobuses suelen masticar chicles, lo hacen para mantenerse despiertos.  Un trabalenguas o rima como El Pollito o Los delfines, también activan la atención y la concentración, ya que lo que realmente resulta activador es el choque enérgico de la punta de la lengua en el paladar blando, cosa que ocurre tanto en el masticado como en la articulación de ciertos sonidos como la D, T o N. Activan el punto en el que se cierra el circuito energético de los meridianos Vaso Gobernador y Concepción, aportándonos mayor presencia.

Desde el punto de vista neurofisiológico se ha comprobado que la masticación y/0 activación de este punto, también incrementa la velocidad de procesamiento cognitivo. Es decir, nos concentramos mejor y nos volvemos más agudos, por lo que respondemos más rápido ante los estímulos.  En conclusión, la presión sobre este punto nos aporta estado de alerta, atención y presencia. Prueba colocar la lengua en ese punto y nota como cambia tu estado de atención si la dejas caer con todo su peso.

Otro estudio realizado en la Universidad de Cardiff descubrió que muchas personas combaten los niveles de ansiedad, estrés y depresión con el masticado de chicle. Les resulta efectivo porque  la masticación sistemática activa un patrón de neurotransmisión de serotonina, que es la principal encargada de inhibir el enfado y lograr que mejore nuestro estado de ánimo. Sin embargo es una actividad de la que los niños no deberían abusar, por ser poco saludable para el hígado, que con la salivación se pone en marcha para recibir un alimento, que nunca le llega.

Masticar nos activa la memoria

La masticación adecuada activa el nervio trigémino y a su vez el hipocampo, que es el centro de la memoria a largo plazo, nuestro “disco duro”. Se observó que es por ésto, que las personas mayores, en cuánto pierden la masticación por ausencia de dientes, experimentan una drástica perdida de la memoria. De manera análoga, existe una correspondencia entre la memoria y el masticado en los niños. Si un niño de tres años sigue consumiendo preferentemente papillas y biberón, sus capacidades cognitivas y de memoria serán inferiores a uno que ya se consume todo sólido y bien consistente. En este sentido cabe destacar, que una buena articulación del lenguaje también activa al trigémino adecuadamente, estimulando la memoria. De ahí el gran valor hoy día de las RIMAS CON MOVIMIENTO, sobre todo rimas como Los delfines.

Diferentes investigaciones realizadas con animales han demostrado que la pérdida de dientes provoca un desequilibro mandibular, el cual, a largo plazo, termina generando la pérdida de neuronas en determinadas partes del cerebro, como el giro dentado.  El giro dentado es una de las pocas áreas del cerebro capaces de generar neuronas durante toda la vida ya que está compuesto fundamentalmente por células granulosas, las cuales se pueden duplicar. Esta estructura está relacionada con el aprendizaje y la memoria, se piensa que es una especie de instructor “no supervisado” que colabora en el depósito y la recuperación de las memorias, razón por la cual podría existir un vínculo entre la forma de masticar y diferentes tipos de demencias.

También se ha comprobado que la pérdida de dientes de forma asimétrica provoca una hipertrofia en el hipocampo (fundamental para la formación de nuevas memorias), algo similar a lo que sucede cuando se produce un proceso de degeneración neuronal. La perdida de dientes tiene una repercusión a nivel cerebral ya que puede provocar un deterioro cognitivo importante. De ahí que también dieran excelente resultado las RIMAS CON MOVIMIENTO en personas de tercera edad. Tuve una maravillosa experiencia en este ámbito.

 

¿Por qué la simetría es tan importante en la masticación?

Preocupante es que las investigaciones recientes también demuestran que los problemas de masticación generan cambios a corto plazo en la actividad cerebral. Al parecer, el problema fundamental es la asimetría al masticar. La asimetría mandibular provoca cambios en los músculos del rostro, las consecuencias más evidentes se notan en la cara pero también hay cambios internos que no resultan visibles.Los investigadores creen que la asimetría mandibular causa problemas a nivel cognitivo debido a que se altera el funcionamiento de los músculos. POr eso es tan importante que los niños tengan buenos patrones de simetría, no solo en los dientes, si no en todo el cuerpo, ya que todo interfiere. Rimas como El Cocodrilo, que trabajan la lateralidad, se mostraron estupendas para corregir asimetrías en el masticado en niños.

Un estudio realizado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts encontró que masticar activa la producción del factor neurotrófico derivado del cerebro, el cual actúa como un factor de crecimiento nervioso, así como de la neurotrofina-3, una proteína del factor de crecimiento que ayuda a la supervivencia y la diferenciación de las neuronas existentes, así como a potenciar el crecimiento y la diferenciación de nuevas neuronas y la sinapsis. Sin embargo, esto solo ocurre cuando el trigémino se activa de forma simétrica, cosa que ocurre con las RIMAS CON MOVIMIENTO.

 

Tamara Chubarovsky, enero 2018

 

Algunos datos científicos han sido escogidos de la página: https://www.rinconpsicologia.com/

Por | 2018-03-07T09:38:57+00:00 enero 28th, 2018|Crianza y Educación|Sin comentarios

Deje su comentario

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero deEducación y Lenguaje, SL, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en tamara@vozymovimiento.com

Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad de Ainara Cámara Garayoa con la finalidad de atender mi solicitud. *