¡Neuroeducación y pedagogía Waldorf, cada vez más cerca!

El pasado año, en el Congreso de AMEI WAECE, tuve la suerte de conocer al neurocientífico y neuroeducador José Ramón Gamo. Después de su conferencia, donde expuso estupendamente los beneficios del movimiento en la infancia, me tocó el turno a mí, con mi conferencia “Influencia del movimiento y el lenguaje en el desarrollo emocional y cognitivo del niño”. Allí yo hablé de los beneficios de las RIMAS CON MOVIMIENTO y de la Pedagogía Waldorf.  ¡Su conferencia fue la mejor introducción a mi intervención que pudiera haber imaginado, me lo puso en bandeja!

A continuación expondré un extracto de su conferencia(a la mía la pueden ver  aquí). A través de sus palabras podrán comprobar como la Pedagogía Waldorf está en gran medida avalada por la neurociencia. Todo lo que se expone aquí desde el punto de vista de la neurociencia,  está integrado en la metodología de la pedagogía Waldorf hace ya casi un siglo…

 EL CEREBRO APRENDE HACIENDO

Sobre todo en la etapa de 0 a 6 años, los niños aprenden a través de la acción. No se trata de contarles y explicarles sino de ofrecerles experiencias.

Hace falta por un lado vivencias novedosas, para activar la creatividad y la motivación y por el otro, acciones repetidas para aprender habilidades motrices específicas.

En esta etapa de aún preparación cognitiva, hacer fichas sería una aberración (¡así de clarito lo dijo el neurocientífico!). Las dinámicas de juego son lo correcto, ya que lo divertido pone en marcha al sistema límbico. Sí, Jugando activamos el sistema límbico y con él ponemos en marcha la motivación, la creatividad, la memoria y la atención, sin las cuales el aprendizaje es muy difícil.

A su vez necesitamos de la repetición para generar neuroconectividad. Por ejemplo al conducir, primero operamos de manera consciente y gracias a la repetición mecánica se generan redes neuronales que asumen la tarea, para poder operar (conducir) de manera inconsciente. Lo mismo ocurre en el niño con tareas como atarse los cordones, que requieren de motricidad, capacidad visomotora y espacial. Es un proceso mecánico que necesita repetición, para que las redes neuronales generen circuitos estables, es decir, sinapsis. Esto ocurre gracias a que las neuronas son las únicas células del cuerpo que tienen la capacidad de aprender y a su vez de memorizar ese aprendizaje.

Debemos repetir muchas veces una acción para que se generen redes neuronales. Sin embargo, si aún no hay madurez neural para la integración de una determinada conexión entre neuronas, en vano será tanta repetición.  Se tardan solo 6 meses en consolidar las funciones de la lectoescritura. No es necesario incidir 3 años en un proceso que necesita de muy poco tiempo cuando el cerebro está maduro para ello. En cambio, si el sistema cerebral está inmaduro, lanzamos neuronas en racimo, pero no se producen sinapsis porque no se conectan con ninguna otra, ya que aún faltan las áreas necesarias para poder establecer esas conexiones. Por tanto los niños aprenden mal y se crean vicios que son luego difíciles de arreglar.

El sistema límbico se activa si hay curiosidad, motivación y movimiento. Si los niños están sentados y aburridos, el sistema límbico está dormido.

 LO MÁS IMPORTANTE ES LA SALUD

Lo más importante en la etapa de 0 a 6 años es la salud del cerebro, no aprender letras. Y vemos que lo mismo que aporta salud general al niño es lo que aporta salud a su cerebro. Esto es:

  • Buen sueño
  • Buena alimentación
  • Actividad física

Buen sueño: El sueño inquieto, espasmódico o con pesadillas genera problemas de atención durante el día. Es importante ayudar a través de las rutinas y buenos hábitos a que duerman mucho y bien. El sueño es sumamente importante ya que en él el cerebro se recupera, cargándose de dopamina que liberará durante el día. A su vez el estrés reduce la hormona de dopamina que es crucial para sentir bienestar. Es el momento en el que se procesan las vivencias e integran los aprendizajes, ya que el cerebro recrea en retrospectiva las experiencias del día.

Actividad física: El cerebro se nutre de oxígeno a través del movimiento. Además el movimiento genera la mayor cantidad de sinapsis. Montar en bicicleta, nadar, trepar, saltar, hacer juegos de dedos y manualidades, todo ello modifica positivamente la estructura cerebral.

 

 NO HAY APRENDIZAJE SIN EMOCIÓN

Las amígdalas, situadas en el lóbulo frontal y pertenecientes al sistema límbico, son los principales centros de almacenamiento de memoria emocional. Son a su vez el centro de arranque (de encendido) de los tres elementos básicos del aprendizaje, que son la memoria, la atención y la motivación.

Junto a las amígdalas se encuentra el hipocampo, que es el disco duro de la memoria a largo plazo. Por eso el hipocampo es determinante para la memoria y el aprendizaje. El estrés reduce el tamaño del hipocampo, reduciendo la memoria. Se dice que no hay aprendizaje sin emoción, porque la emoción es la que pone en marcha el sistema límbico, que es donde se activan estas funciones básicas.

 

FUNCIONES CEREBRALES FUNDAMENTALES EN LA ETAPA DE INFANTIL

Si en la etapa de 0 a 6 años exponemos al cerebro límbico del niño a altos niveles de estrés, limitamos la capacidad de aprendizaje de las neuronas para el futuro.

Hoy día desde la neurociencia se ha constatado que con 5 años la mayoría de los niños aún no están preparados para el aprendizaje lectoescritor. Mucho más importante es entrenar las funciones cerebrales que preparan para esta actividad. Ellas son:

  • Conciencia fonológica
  • Percepción viso-espacial (Lateralidad y esquema corporal)
  • Motricidad

Conciencia fonológica

El niño primero reconoce la segmentación léxica (de las palabras), luego la silábica y finalmente el deletreo. Todo esto debería ocurrir primero a nivel rítmico y oral. De esto deducimos que en la etapa de infantil, mucho más importante que la enseñanza de la lectoescritura es reforzar los aspectos lingüísticos y fonológicos a través de rimas, cuentos y canciones.

Esquema corporal y lateralidad

En la etapa de infantil hay que activar el esquema corporal y la lateralidad. Es importante hacer tareas visoespaciales, ya que es importante entrenar las funciones que se ocuparán de interpretar los símbolos. Hay suficiente tiempo luego para aprender los símbolos de la escritura y las matemáticas. Y de poco sirve que se los enseñemos, si los niños no son capaces de interpretarlos. Lo crucial es activar el linfático y eso ocurre a través del juego. Estas habilidades están en el hemisferio derecho, el hemisferio del campo intuitivo.

Estas tres habilidades son la base de la capacidad de creación de imágenes mentales y de la capacidad de interpretar un símbolo, como lo es el 5. A esto se denomina“praxia visoconstructiva”.

NUEVAS TECNOLOGÍAS Y APRENDIZAJE

El aprendizaje es un proceso intrapersonal, no podemos hacer que los niños aprendan, sin embargo podemos activar procesos de aprendizaje.

En la etapa de infantil se preparara el cerebro, es el periodo de mayor conectividad y plasticidad.  Sin embargo recordemos que no todos los métodos son igual de eficaces en las diferentes etapas. Lo mismo que puede ser bueno a los 7 años, es muy nocivo a los 3.

Sobre todo entre los 0 y 6 años debemos evitar todo lo que estresa al cerebro, ya que lo limita y condiciona para el futuro aprendizaje. En cambio debemos activar las neuronas a través de la felicidad, la motivación y el movimiento.

También en esta etapa debemos evitar al máximo el uso de tablets y demás dispositivos electrónicos, ya que es una actividad mecánica que no mejora la conciencia fonológica, ni la motricidad, ni el desarrollo sensorial, sino que por el contrario entorpecen su desarrollo.

Si estás de acuerdo con lo expuesto en este post, te interesarán las RIMAS CON MOVIMIENTO https://www.tamarachubarovsky.com/videos/

Tamara Chubarovsky, resumen de la conferencia de José Ramón Gamo, en el Congreso de AMEI WEICE, noviembre 2016.

 

 

Por | 2018-02-28T12:58:59+00:00 enero 28th, 2018|Importancia del Juego, Innovaciones pedagógicas|3 Comentarios

3 Comentarios

  1. Claudia Cofré Fernández 10 marzo, 2018 en 1:20 am - Responder

    Gracias Tamara por trabajar de manera fiel y sistemática expandiendo las enseñanzas de la Rima, Voz y movimiento.
    Soy una fiel seguidora de tu experiencia e intento insentivar el uso de las rimas en los niños de una escuelita rural en Chile.

  2. Mirian 14 mayo, 2018 en 8:10 am - Responder

    total right

  3. simone lafer 11 agosto, 2018 en 8:22 pm - Responder

    Olá Tamara seu trabalho é maravilhoso.Ainda a encontrarei em algum lugar deste mundo!

Deje su comentario Cancelar respuesta

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero deEducación y Lenguaje, SL, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en tamara@vozymovimiento.com

Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad de Ainara Cámara Garayoa con la finalidad de atender mi solicitud. *