Pancho, Pincho y Moncho, por su temática es una rima indicada para hacer en invierno. 

Además te permite trabajar importantes aspectos del habla y del desarrollo motriz, que te detallo a continuación

Con la frase Pancho, Pincho y Moncho:

  • Trabajas el movimiento de pinza con diferentes dedos. Esto te permite observar si en la mano en reposo existen movimientos reflejos o si el niño realiza la pinza sin dificultad ni movimiento reflejo.
  • También trabaja el cierre labial a través de los fonemas labiales /p/ y /m/, que son apoyados por los movimientos de pinza.
  • Con la palabra Poncho trabajas el aspecto explosivo de la /p/ y el cierre y apertura de la mano.

En Zas zas zas por la nieve se deslizan muy de prisa, muy de prisa:

  • Trabajas los fonemas fricativos /z/ y /s/, que van apoyados por los movimientos rápidos y lineales. El movimiento produce estimulación táctil y calor.

En Por los charcos chapotean, charlan, chillan, cuchichean.

  • Trabajas el fonema /ch/, lo que aporta mucha destreza a la lengua.
  • Por la presencia de /l/, /t/, /r/ y /n/ puedes aprovechar para hacer un trabajo de coordinación motriz.
    • En menores de 4 años, bastaría con dar palmas sobre los muslos, ejercitando ritmo, movimientos simétricos y presión sobre la palma; esto hace que sea buena para inhibir el reflejo palmar.
    • Los niños a partir de 5 años podrían hacer la versión con manos alternas que se abren y cierran. Esta versión supone una gran coordinación y lateralización, además de ser excelente para inhibir el reflejo palmar. Si los niños no alternan las manos, significa que aún hay inmadurez en la integración bilateral. No los corrijas, sino que sigue practicando ambas versiones, también la simplificada.
    • A los niños menores de 3 años, puedes sentarlos en tu regazo y hacer la rima de manera pasiva, frotándoles los brazos en Zas, zas, zas y dando palmadas en los muslos en la parte final.

 

Recomendaciones generales

En todos los casos, haz la rima al menos dos veces seguidas, una en el lado derecho y otra en el izquierdo.
Haz la rima al menos durante un mes.
Haz siempre la rima completa, de principio a fin. La parte de los charcos, puedes repetirla más veces, variando la versión, o repitiendo la misma versión, pero repitiendo desde el disfrute del hacer, no con tono de “enseñar” o “repetir porque no nos sale”.
Observa los cambios que se producen en los niños.

Aquí puedes ver la rima completa:

Esta rima la tienes siempre disponible en el curso on-line Pautas de crianza y educación infantil respetuosas. En el tienes más de 100 rimas para acompañar el día a día de los más pequeños, tanto en casa como en la escuela. Tener unos ritmos y ritos clave es la clave para un día a día sin gritos ni berrinches.