¿Buscas una rima para carnaval? Aunque esta es apropiada para cualquier época del año, elegí este mes para regalártela porque es muy adecuada para el tiempo de carnaval. Ya sea que la hagas como juego de dedos o la adaptes como bailecillo, corro o ronda, lo que va perfecto para carnaval.

¿Por qué? Porque te permite adaptarla nombrando a diferentes oficios, y demás personajes.

Podrías decir también el príncipe y la princesa, el conde y la condesa. O el hermano y la hermana, el primo y la prima, O bien animales, el toro y la vaca, el caballo y la yegua, etc. Y de este modo acompañar un trabajo temático que vaya acompañado de disfraces.

También es muy válida para acompañar diferentes contenidos curriculares. Con niños a partir de los 5-6 años podrías dejar que los propios niños inventen sus versiones, es decir, que elijan la secuencia de personajes. En este caso resulta un excelente ejercicio de memoria y atención, ya que a la hora del baile hay que hacer participar a los mismos personajes en el mismo orden.

Por eso también la recomiendo especialmente a maestros español como lengua extranjera para trabajar el vocabulario. En este caso es perfecto para niños de entre 6 y 9 años. Y por supuesto, también vale para trabajar vocabulario en la lengua materna…

Como juego de dedos supone un importante reto para la motricidad fina, ya que requiere de bastante agilidad. Todos los dedos deben estar muy despiertos. En este sentido es interesante para niños de hasta 9 años.

También podemos simplemente hacerla como gracia, como minicuento para niños de 2 o 3 años, que aunque no puedan realizar correctamente los movimientos, disfrutarán de vernos y escucharnos.

A nivel del lenguaje, esta rima fomenta una pronunciación clara y precisa. Para ello procura decir bien las consonantes. No hables muy de prisa y haz las pausas correctas. También es importante que transmitas las diferentes imágenes a través de la melodía y modulación de la voz.

Ten en cuenta lo siguiente: Lo movimientos claros y precisos de los dedos facilitan un lenguaje claro y bien articulado; y un lenguaje claro y bien articulado facilita un pensamiento claro, lo que es fundamental para el aprendizaje.

Por otro lado, un lenguaje rico en vocabulario y las modulaciones de la voz, facilitan la expresión de las emociones, fundamental para la interacción social.

En cualquier caso recuerda: Nunca corrijas las rimas, céntrate en ofrecer un buen ejemplo y que los niños a través de la imitación puedan aprenderla a su manera. Con el tiempo irán corrigiéndose solos. No te alteres si al principio solo mueven los dedos y no hablan. Tampoco te alteres si hablan, aunque hagan cualquier otra cosa con los dedos… Recuerda, todo está bien, cada niño está haciendo su propia adaptación curricular, es decir, está adaptando la rima a sus posibilidades.

Crea un espacio amable, ameno, donde los niños aprendan a disfrutar y prestar atención de las cosas simples, algo extremadamente importante en nuestros niños actuales, muchos de ellos ya afectados por el exceso de consumo de pantalla.

 

Despliega tu fantasía y descubrirás múltiples maneras de hacerla.