La Rima con movimiento El caballo nos permite hacer tres versiones distintas, según la edad de los niños y con cada una de ellas trabajarás diferentes aspectos.

1. Versión «base»: para niños de 3 a 7 años

  • Efecto a nivel sonoro. Los sonidos labiales van acompañados por movimientos de punta de dedos y los palatales con el talón de la mano. Esto favorece una articulación precisa y la orientación espacial de la lengua en la boca.
  • Efecto a nivel motriz. Sus movimientos simétricos estimulan de manera pareja ambos hemisferios. Esto es fundamental para la lateralización e integración interhemisférica.
  • Trabaja especialmente la musculatura de la mano, es especial la muñeca, lo que es fundamental para la escritura. Si los niños no manejan el movimiento diferenciado de la mano, tenderán a escribir con todo el brazo. Más dominio del movimiento implica menos esfuerzo y más eficacia. Vemos muchos niños que no consiguen hacer este movimiento y que en su lugar dan palmas. Si son menores de 5 o 6 años, no es algo que nos debería afligir, ya que el movimiento de palmas es el movimiento anterior al que ves en la rima y en cualquier caso están trabajando ritmo y simetría.

Hazla al menos durante un mes, unas 2 o 3 veces cada vez, para dar tiempo a que los niños la integren a través de la imitación.

2. Versión para menores de 3 años

  • Con niños de uno, dos o tres años, puedes recitar esta rima con el niño en tu regazo, como juego de falda, ya sea marcando el caballito en sus muslos o bien marcando el ritmo con tus piernas, sacudiendo al niño (cabalgando). En este caso trabaja el ritmo y el sentido vestibular, fundamental para el desarrollo del equilibrio, la atención y el lenguaje. Además, produce una estimulación pasiva del lenguaje a través de la vibración de tu voz por vía ósea, además de auditiva.
  • En este caso puedes utilizar la rima para tranquilizar al niño o sacarlo de un berrinche, es decir, como una rima del botiquín de primeros auxilios, para situaciones espontáneas. Puedes repetirla varias veces, siempre y cuando el niño esté a gusto.
  • En bebés, sobre todo si aún no han adquirido la postura sentados por sí mismos, te recomiendo no forzarle a esa postura y en cambio sostenerlos hacia ti con la cabeza bien sujeta. En esta posición, con el niño hacia ti, puedes recitar rítmicamente la rima al compás del movimiento de zarandeo.

3. Versión de pié: a partir de los 7 años

  • En la primera versión trabajamos la musculatura del pie, el equilibrio y la coordinación derecha -izquierda y arriba-abajo. Es decir, el movimiento armónico conjunto de brazos y piernas.
  • En la segunda versión disociamos el movimiento de brazos y piernas. Esto es muy importante para independizar y liberar los movimientos de las manos, que a su vez potencian especialmente el lenguaje.
  • En ambas versiones trabajamos los sonidos labiales y palatales, esta vez haciéndolos coincidir con los movimientos de talón y punto del pie.
  • Implicar las piernas aporta más fuerza y profundidad respiratoria.
  • La segunda versión sobre todo es muy beneficiosa para niños que tartamudean. Les ayuda a entrar en el ritmo, a profundizar la respiración y sacar con coraje la palabra. Todo esto, siempre y cuando haya un dominio del cuerpo.

Consejos generales:

Ten en cuenta que cuando una Rima con movimiento te resulte un poco difícil y tengas que concentrarte mucho al hacerla (como puede que te pase de la última versión) es señal de que es para niños de 6/7 años en adelante.

Nunca corrijas a los niños al hacer las rimas. Tu céntrate en ser un buen ejemplo y acepta los procesos individuales de aprendizaje que tenga cada uno.

El Caballo puede hacerse en cualquier época del año, es una rima «comodín». Yo solía hacerla en octubre, junto con La vaca y El toro como secuencia temática. En primavera puedes combinarla con El pollito y La gallina.

En todas las Rimas con Movimiento, en cualquiera de sus versiones promovemos las 3 conexiones básicas que necesitan los niños para crecer de forma armónica y feliz. Estas son la conexión con su cuerpo, con su entorno afectivo y con el entorno físico real (con la naturaleza).

Las Rimas con movimiento son un recurso alegre, que potencia el desarrollo del lenguaje, la madurez motriz, sensorial y neurológica. Apoyan a los niños en su despliegue social, afectivo y en sus capacidades de aprendizaje.

Si esta es la primera vez que conoces las Rimas, te animo a que te descargues la Guía «Descubre las Rimas con movimiento». Es gratis y con ella aprenderás cómo sacarles todo el partido y aprovechar todos los beneficios que aportan a los niños.

 

Recuerda que las Rimas del mes están disponibles solo durante su mes, en este caso marzo. Después las podrás ver en los cursos on-line.