+34 643793106

hola@tamarachubarovsky.com

Un cuento para Pascua y primavera

Hoy quiero compartirte un cuento que tiene como protagonista a la liebre; esto le hace muy adecuado para primavera y para Pascua.

El huevo y la liebre son símbolos paganos relacionados con el renacimiento y la fertilidad. De hecho Easter (Pascua en inglés), viene de Istar, la diosa fenicia de la fertilidad, cuyos símbolos eran el huevo y la liebre.

Esta es la razón por la cual la liebre y los huevos son símbolos de la Pascua en los países nórdicos. Y, entre tanto, esta tradición ya ha llegado a España y a muchos países de Latinoamérica.

En vez de acogerla solo desde el punto de vista comercial, que es como suele llegar, podríamos aprovechar para trabajar los valores de la generosidad y el compartir tal como los vemos en el cuento.

Con los niños de infantil recomiendo no teorizar sobre el tema. No explicarles nada.

La propia imagen del cuento hará el efecto deseado en el interior del niño sin necesidad de añadir ningún tipo de moralina. Los niños se alegrarán si les contamos el cuento y hacemos la rima durante varias semanas.

El domingo de Pascua podemos culminar el proceso con una liebre o huevos de chocolate.

Cuento «La liebre y la zanahoria»

Este es muy útil para narrar,  representar en teatrillo de mesa o en teatro con niños. Hice esta adaptación basandome en un cuento popular chino.

La liebre saltaba contenta por la hierba. Dos zanahorias encontró, pero sólo una se comió. La buena liebre pensó:

—Seguro mi amigo el cervatillo no tiene nada de comer, iré a su casa y la zanahoria le llevaré.

Corre, corre liebrecita no te vayas a enfriar, a la casa del cervatillo muy prontito has de llegar.

[Cantado o recitado]

—¡Toc!, ¡toc! ¡Cervatillo, cervatillo, abre el portoncito!

Pero el cervatillo no contestó y la liebre a su casa volvió. El cervatillo no estaba, porque se había marchado a ver si encontraba algo de comer en los prados. Contento vuelve a casa con una calabaza. Ve la zanahoria y piensa:

—Tal vez mi amiga la zorra, no tiene nada de comer, iré a su casa y la zanahoria le llevaré.

Corre, corre cervatillo no te vayas a enfriar, a la casa de la zorra muy prontito has de llegar.

— ¡Toc!, ¡toc! ¡Zorrita, zorrita, abre la puertita!

Pero la zorra no contestó y el cervatillo a su casa volvió. La zorra no estaba, porque se había marchado a ver si encontraba algo de comer en los prados. Contenta vuelve a casa, con una calabaza. Ve la zanahoria y piensa:

—Tal vez mi amigo el jabalí no tiene nada de comer, iré a su casa y la zanahoria le llevaré.

Corre, corre la zorrita no se vaya a enfriar, que a la casa del jabalí muy prontito ha de llegar.

—-¡Toc!, ¡toc! ¡Jabalí! ¡Jabalí! ¡Sal de ahí! ¡Sal de ahí!

Pero el jabalí no contestó y la zorra a su casa volvió. El jabalí no estaba, porque se había marchado a ver si encontraba algo de comer en los prados. Contento vuelve a casa, con una calabaza. Ve la zanahoria y piensa:

—Tal vez mi amiga la liebre no tiene nada de comer, iré a su casa y la zanahoria le llevaré.

Corre, corre jabalí no te vayas a enfriar, que a la casa de la liebre muy prontito has de llegar.

—¡Toc, toc, liebrecita, liebrecita, abre la puertecita!

La liebre no abría, porque se había quedado profundamente dormida. El jabalí no la quiso despertar, dejó la zanahoria y se fue a casa a descansar. A la mañana siguiente la liebre se despertó y contenta exclamó:

—¡Qué sorpresa, qué sorpresa, la zanahoria otra vez en mi mesa!

¡Ahora sí me la comeré y a la madre tierra y a mis amigos agradeceré!

Y ñac, ñac, ñac, la zanahoria ya no está…

En el curso El cuento como herramienta pedagógica tienes más cuentos de este estilo, pautas para narrar los cuentos con arte, los cuentos más apropiados para cada edad, tutoriales y patrones para hacer tus títeres de mesa…

Emails molones

Los martes, miércoles y domingos envío emails con inspiración sobre educación, crianza, lenguaje, problemas de aprendizaje, juego, pantallas… todo para cuidar la infancia. Más de 56.000 educadoras de todo el mundo ya reciben esta newsletter, ¿te unes?

 

(Y, de regalo, te envío la miniclase El ABC de las Rimas con movimiento®)

Comparte:

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

5 comentarios en “Un cuento para Pascua y primavera”

  1. Qué belleza!

    Tenía ganas de hacer una celebración de la primavera para mi niña de 2 años y medio, pero con esto de la cuarentena por el coronavirus, se había quedado la cosa un poco en el aire. Sin duda, lo haré este fin de semana 🙂

    He pensando hacer un ritual de primavera que ya tengo pensado, una mesa de las estaciones de primavera y ahora sin lugar a dudas, también le uniré la rima y el cuento de las liebres. Creo que con estas ideas me da para hacer una semana tématica de la primavera 🙂

    Mil gracias por el trabajo tan hermoso que hacéis.

    Un abrazo.

    Ana

  2. ¿Buen día Tamara, Estoy muy agradecida por tan valiosa información! tengo una pregunta para ti, yo vivo en Colombia y aquí no tenemos estaciones, como se manejan los festivales que giran en torno a las estaciones cuando no se tienen estas como una vivencia?

    1. Tamara Chubarovsky

      ¡Esta es la pregunta del millón! En los países sin estaciones claras, tendrían que adaptarlo a su situación de época seca y época de lluvias, y si también lo denominan así, época de invierno y época de verano. También deberían intentar adaptar las rimas o inventar propias, en las que hable de la vegetación y animales de la zona. Yo hice varias rimas para los países tropicales y las tengo en el curso de Pautas de crianza.

      Claro que uno podría incluir alguna rima como Pancho, Pincho y Moncho, pero en ese caso contando como lejos de allí, hay sitios donde nieva etc… Del mismo modo que en España hacemos la rima de El cocodrilo aunque no los haya. Pero estas rimas entonces no van sujetas a la estación del año.

      Pasa que en el caso de la liebre y el huevo, son símbolos ligados a la Pascua, que están presentes también en Latinoamérica y por tanto se puede hacer la rima de la liebre en Pascua, pero en vez de decir «en primavera», se puede decir, «En los campos de de la rivera», «en la rivera», etc. Yo decía: En los campos de La Vera, que es la región donde vivo.

      ¡Saludos!

Deja un comentario

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero propiedad de Educación y Lenguaje, SL, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en hola@tamarachubarovsky.com *

Sácale juego al juego

Taller online
Con audio libro de regalo si te apuntas antes del 30 de junio.

Últimos artículos

Suscríbete a la newsletter

Y recibe emails molones con inspiración sobre educación, crianza, lenguaje, problemas de aprendizaje, juego, pantallas…

Buscador

Curso online - Cómo prevenir y resolver problemas del lenguaje

En él comparto contigo mi método de terapia, un método simple, divertido y sencillo de aplicar que consigue que los niños se lo tomen como un juego.

Las plazas para esta segunda edición estarán abiertas solo hasta el 7 de octubre, ¡te espero dentro!

Otro artículos que puede que te interesen:

Taller on-line

Sácale juego al juego