Los ojos, como todos nuestros órganos, no están completamente maduros en el momento de nacer. Y es mediante el ejercicio de su propia función que va optimizando y madurando.

(Si prefieres escuchar esta entrada, puedes hacerlo en el episodio 13 del podcast Un mate con Tamara)

Desarrollo de la visión

Estas son las etapas de desarrollo de la vista desde el nacimiento

1. Nitidez a una distancia de 30 cm

Durante los 3 primeros meses de vida, uno de los principales hitos del bebé es focalizar la mirada, siendo capaz de ver con cierta nitidez a una distancia de unos 30 cm. El resto aún lo ve borroso. Esta distancia le permite lo fundamental en ese momento: reconocer el rostro de sus personas de referencia y, poco a poco, descubrir sus manos, su primer “juguete”.

 

2. Visión periférica, lejos y tridimensional (espacio)

El siguiente paso es la capacidad de una visión periférica y lejos. Esta visión es la que le permitirá conocer el mundo que lo rodea.

Aprende a distinguir entre lo que está cerca y lo que está lejos, lo que está delante y lo que está atrás, a un lado y a otro, distinguir tamaños y muchas otras percepciones que le permitirán sentirse seguro y orientado en el espacio.

Estas nociones cualitativas y visoespaciales serán la base para un buen aprendizaje de las matemáticas y la lectoescritura, que necesitan de estos conocimientos y experiencias previas. 

 

3. Visión foveal (cerca y puntual) y bidimensional (folio)

Recién en torno a los 6 años el ojo es capaz de un enfoque foveal, es decir cerca y bien focalizado. Este es el que necesitamos para ver una letra pequeña y bidimensional, es decir, sobre una superficie plana, ya sea libro, folio o pantalla. En realidad hasta los 9 años que el ojo no está completamente maduro. 

 

Es a los 7 años que el ojo está preparado para leer con soltura y facilidad.

 

¿Qué pasa cuando no respetamos los procesos naturales de desarrollo?

Es posible que un niño de infantil aprenda a leer solo, en su casa, de manera espontánea y sin presentar ningún problema.

Sin embargo, la mayoría de los ojos de los niños de 5 años distan de estar preparados fisiológicamente para este proceso. Y esto acarrea consecuencias a corto y largo plazo. 

 

Ineptitud aprendida, fracaso escolar

Tener que realizar una tarea cuando no estamos preparados para ello nos lleva a una situación de enorme estrés.

Los niños en situación de estrés, por presión, competitividad yo sobreexigencia producen un exceso de adrenalina, que a su vez tienen un efecto de “apagado” de las funciones del cognitivas superiores de la corteza prefrontal (o lóbulo frontal). El resultado es una inhibición de las capacidades de aprendizaje.

El resultado es qué demasiado pronto entran en modo “ineptitud  aprendida”. Se sienten incapaces y tiran la toalla con la creencia de que no son buenos estudiantes. Esta creencia se ocupará de seguir aumentando el estrago.

La mayoría de niños no tienen ningún problema de aprendizaje, simplemente aún no están preparado para resolver lo que le piden. Es un tema de tiempos.

 

Miopía

La otra nefasta consecuencia tiene que ver con la salud de los ojos. El número de niños con miopía ya desde los 10 o 12 años es estremecedor. 

 

¿Qué puedes hacer para reducir al máximo estas nefastas consecuencias?

Reduce:

Es recomendable evitar o reducir al máximo:

  • El uso de pantallas (TV, PC, tablet, móvil…) antes de los 6, 7  años.
  • Presionarles para que lean antes de los 6, 7 años.

Fomenta:

Estas actividades mejoran la salud del ojo,  la lectura y el aprendizaje en general

  • El movimiento coordinado de todo el cuerpo, que fortifica la musculatura del ojo..
  • Jugar al aire libre, en contacto con la naturaleza, la luz natural y el aire.
  • Rimas con movimiento, tanto los juegos de dedos para un mayor enfoque, adaptabilidad y seguimiento ocular, como juegos de todo el cuerpo, que mejoren el equilibrio.

Si los niños escriben y leen antes de los 7 años ten en cuenta

  • Garantiza pausas visuales cada 10 minutos: Pausas de al menos un minuto, en las que los niños no estén con la mirada fija-cerca y donde preferentemente miren más lejos y/o se muevan.  
  • A partir de los 9 años y hasta la adultez, se recomienda el 20/20/20. Es decir, cada 20 minutos mirar lejos (20 metros), durante al menos 20 segundos, . 
  • Permíteles escribir con letras grandes y que la lectura consista en leer lo que ellos mismos han escrito en su cuaderno o lo que se ha escrito en la pizarra. 
  • Espera hasta los 8 años para dar el paso a la lectura en letra impresa en libro. 

De este modo garantizas al ojo:

  • oxigenación
  • humectación
  • mobilidad
  • adaptabilidad
  • flexibilidad muscular
  • fuerza muscular

 

Es una pena, mejor dicho, es de gran gravedad e irresponsabilidad que se sacrifiquen los objetivos realmente importantes en pos de resultados insignificantes inmediatos… 

Tu compromiso como maestra no debe ser ni con la directora, ni con los padres.

Tu verdadero compromiso debe ser con el desarrollo integral y saludable de los niños, a largo plazo.

 

Fuente: Carla Hannaford, Aprender moviendo el cuerpo, editorial Pax México.

 

Te dejo algunas citas del capítulo de este libro dedicado a la visión: 

“Cuando se mueven el cuerpo y la cabeza, se activa el sistema vestibular y los músculos del ojo se fortalecen al moverse como respuesta. Mientras más se mueven ambos ojos, más trabajan en conjunto sus músculos. Un buen trabajo conjunto de los ojos ayuda a que el alumno enfoque, siga con la mirada y se concentre mientras lee. (página 122)”

El estrés visual qué se siente cuando no se puede enfocar los ojos o coordinarlos para seguir algo de manera eficiente se debe a un desarrollo muscular inadecuado de los ojos, muchas veces causado por la falta de movimiento corporal integrado y del desarrollo del sistema vestibular. (página 123). “

“Antes de entrar a la escuela (primaria, 6 años), la visión tridimensional y la periférica nos permiten aprender mucho sobre el medio que nos rodea. Estas capacidades integran los aspectos visuales con los kinestésicos (movimiento), permitiendo entender las formas y la conciencia espacial. Por lo general se espera que los niños desarrollen pronto su enfoque foveal (v¡cerca), para que puedan ver las pequeñas letras estáticas, bidimensionales, qué hay en el papel. La transición del enfoque tridimensional y periférico al foveal es muy abrupta y en muchos casos, violenta. (página 123) “

“Poco antes de los 7 años los cuerpos ciliares (músculos del cristalino del ojo) son cortos y eso ocasiona que el cristalino sea delgado y alargado. Cuando el cristalino tiene esa forma, la imagen que captura se extiende por toda la retina, lo cual provoca máxima estimulación de los bastones y conos. Esta forma del cristalino se adapta con facilidad a la visión distante, periférica y tridimensional. Cuando uno llega a los siete años de edad, esos músculos han empezado a alargarse y el cristalino puede rodar hacia afuera y enfocar mejor la imagen sólo en la fóvea central de la retina para un enfoque foveal natural. Los niños qué han ojeado libros en su casa quizá ya adquirieron un enfoque foveal, si es que ellos eligieron ese proceso, libres de tensión y presiones. Sin embargo la mayoría de los niños de 5 años no están físicamente aptos para leer como lo dicta la norma de nuestras escuelas. (página 124).”

“El globo ocular no está totalmente moldeado por las fibras de colágeno antes de alcanzar los nueve años de edad, aproximadamente. (página 125). “