Muchos niños se enfrentan a la lectura y la escritura cuándo aún no dominan las competencias básicas que permiten que este proceso sea rápido y fácil. 

Por eso muchos niños confunden letras al escribir… porque aún no saben distinguirlas auditivamente. 

Antes y durante la enseñanza de la lectoescritura es fundamental que los niños tengan la oportunidad de desarrollar esas competencias básicas que les permitirán que el proceso tenga éxito, y, sobre todo, que disfruten de él.

Necesitan poder desarrollar habilidades motrices, cognitivas y también lingüísticas y perceptivas. 

La conciencia fonológica es uno de estos aspectos, que es fundamental que los niños hayan adquirido antes de comenzar a leer y escribir.

Y si no ha sido así es imprescindible que puedan desarrollarlo en paralelo a las actividades de la escritura propiamente dicha. 

La conciencia fonológica:

Es la capacidad de distinguir auditivamente los diferentes fonemas, es decir, los diferentes sonidos vinculados a las letras. 

¿Por qué es tan importante?

Porque para escribir es fundamental poder “traducir” los fonemas a letras. Y para leer es el proceso inverso: asociar una letra (imagen) con un sonido. 

Para esto es fundamental tener, por un lado, la capacidad de retener mentalmente la imagen de la letra y a la vez ser capaces de distinguir y de retener en la memoria los diferentes sonidos.

Es indispensable que los niños puedan tanto distinguir y cómo retener auditivamente.  A ésto llamamos discriminación y memoria auditiva.

Muchos niños no consiguen esta discriminación y confunden auditivamente fonemas como d y t; p y b, m y n, lo que hace que los confundan también a la hora de escribir y de leer. 

En los niños con dislexia, por ejemplo, uno de los problemas es la confusión fonológica, la incapacidad de discriminar claramente los diferentes fonemas, lo que les dificulta enormemente la lectura. 

Otra capacidad vinculada a la conciencia fonológica imprescindible antes de escribir y leer, es la de distinguir las diferentes palabras, es decir, distinguir cuándo empieza y cuando termina una palabra dentro de una frase. 

¿Cómo se desarrolla la conciencia fonológica?

Estas capacidades previas e imprescindibles no se entrenan escribiendo, y menos haciendo fichas. 

Se desarrollan hablando y escuchando. 

Especialmente beneficioso para la escritura es que los niños:

  • Escuchen cuentos
  • Canten
  • Hagan y escuchen Rimas con movimiento®️, versos y retahílas. 

Saber escuchar y hablar de manera correcta es imprescindible el éxito en la lectoescritura.  

Por eso, tanto si tus alumnos o hijo aún no escriben como si ya lo hacen, pero con dificultad, sobreesfuerzo o desinterés refuérzales estos aspectos de base.

Cantar, escuchar cuentos y hacer rimas siempre es beneficioso para ellos.

Cualquier Rima con movimiento®️ ya es buena para la conciencia fonológica.

Sin embargo, he diseñado algunas para potenciar aún más la conciencia fonológica. Producen este efecto porque tienen tres ingredientes claves que facilitan la discriminación y percepción auditiva. 

Los 3 secretos de las Rimas especiales para la conciencia fonológica:

1. Repetir mucho el mismo fonema

Repetir tanto el mismo fonema en la Rima, como a la repetición de la rima que debe hacerse varias veces al día durante varios días (o semanas). 

2. Lenguaje es más lento de lo habitual

Muchos niños no tienen problemas de percepción auditiva sino de procesamiento. Es decir, en el lenguaje “normal”, que es rápido, no les da tiempo de diferenciar auditivamente entre fonemas similares.

Sin embargo, cuando les hablamos más lento y “estirando” la pronunciación de las consonantes, hasta los niños con esta dificultad pueden percibir y diferenciar los distintos fonemas. 

3. Relación específica y precisa entre movimientos y sonidos

Existe una relación entre el movimiento y el sonido que ayuda a conectar con las cualidades intrínsecas y diferenciadoras de cada fonema.

En estas rimas los movimientos que acompañan los sonidos de cada fonema están incluidos específicamente porque esos (y no otros) ayudan a los niños a conectar con ese fonema en concreto.

Por ejemplo el movimiento suave que acompaña la /m/ les ayuda a conectar con la simpatía, así como el movimiento intenso de la /n/ con su firmeza. 

De este modo, gracias a las emociones vinculadas a cada fonema les resulta más sencillo diferenciar fonemas aparentemente similares. 

Las Rimas con movimiento®️ permiten que todos los niños, sin excepción, puedan ir alcanzando logros y sintiéndose capaces. Te permiten incluirlos a todos, sin dejar a ninguno atrás. 

Incluye las Rimas en tu día a día tanto en clase como en casa y compruébalo por ti misma.

Si quieres conocer un método de enseñar a leer y escribir que implica cuerpo, mente y emociones.

Y lograr que el proceso sea exitoso, alegre y fácil, ahora puedes inscribirte al curso Cómo enseñar lectoescritura con rimas y cuentos.

Inscripciones solo hasta el 17 de febrero.