Este mes te traigo una Rima con movimiento®️ que tal vez conozcas en su versión de juego de dedos, pero que tiene más opciones de movimiento y beneficios más allá de ser un entretenimiento alegre.

Sirve para: 

Favorecer el lenguaje

Decir la Rima tal y como la muestro, es decir, hablando muy lento y muy muy bien pronunciado ayuda a la percepción y discriminación auditiva. Por eso es perfecta cuando hay un retraso general en el lenguaje (les cuesta arrancar a hablar o no se entiende lo que dicen)

De hecho puedes exagerar la vocalización, si te parece que estás exagerando… vas bien. Yo a veces me veo haciendo las Rimas y me sorprendo, pero es justo esa articulación tan marcada de las consonantes lo que tanto ayuda a mejorar el lenguaje de los niños.

Si la haces con el niño en tu regazo, esa vibración que recibe también favorece el lenguaje.

En la versión de juego de dedos:

  • Facilita el cruce a través de los movimientos lentos y la torsión del tronco.
  • Sirve para liberar el movimiento de la cabeza y separarlo del movimiento del tronco.

Muchos niños al principio no serán capaces y chocarán la mano derecha sobre su pierna derecha, en vez de sobre la izquierda, sin realizar el cruce. ¡No los corrijas!

Continúa haciendo tú la Rima de forma correcta y garantiza que ofreces otras rimas y actividades con patrones de movimiento simétricos.

Si la haces como juego de animales:

  • Sirve para reproducir el movimiento de reptar en el suelo. En este caso recita la Rima mientras te arrastras por el suelo, haciendo como si fueras un cocodrilo.
  • Este movimiento de reptar facilita movimientos cruzados,  la interacción entre hemisferios y ayuda a la integración de algunos reflejos primitivos.
  • Es normal que los niños se centren en imitar el movimiento y que no puedan hablar a la vez.

¿Para qué edades es adecuada?

  • La versión de juego de manos: es perfecta de los 3 a 6 años (siempre y cuando aceptes que no todos van a ser capaces de hacer el cruce).
  • La versión reptando: te sirve desde los 4 años, y hasta los 9 años si presentan problemas de lateralidad o reflejos.

En esta sección de La rima del mes te presento con detalle una de mis Rimas con movimiento®. En ellas combino los efectos del sonido, del ritmo, del movimiento y del contenido para conseguir diferentes resultados.

Por ejemplo, ayudar a los niños a estar más centrados y atentos, más relajados o más activos, ayudarlos en el desarrollo de su lenguaje, de su motricidad y una larga lista de más aspectos que podemos trabajar mediante las Rimas con Movimiento®.

Las rima del mes solo están disponibles durante su mes; aprovecha estos días para aprenderla y practicarla con los niños.

Si quieres recibir un email cada vez que salga una nueva rima suscríbete a mi lista de correos y te aviso: